14 Trucos Para Asar y Cocinar A La Barbacoa

Nada mejor que aprovechar el clima del verano para comer al aire libre con gente especial. La luz suave del atardecer, la música y la energía del encuentro alcanzan su clímax cuando se acompañan de una rica barbacoa.

Aprende sencillos trucos para reinar sobre el asador y brillar ante los invitados con platillos de carne, vegetales y postres asados con maestría en la parrillera.




#1 Usa la bandeja de muffins para servir condimentos

Usar la bandeja donde se hornean los muffins es una forma creativa, simple y ecológica de servir salsas, cremas y picadillos con vegetales para condimentar y aderezar las ensaladas y los alimentos que salen de la barbacoa.

Por una parte, presentas los aderezos en un mismo conjunto para que todos estén disponibles al momento de servir, y por otra, evitas el trabajo y el gasto de agua que implica lavar una docena de platos distintos para servir cada preparación o condimento.

 

#2 Prepara las brasas antes de asar

salchichas

Si tu parrillera o barbacoa funcionan con leña o carbón, usa la paciencia para alcanzar el mejor resultado y espera que la llama ardiente cese y se convierta en un fuego sereno y abrasador.

En la madera lo verás al rojo vivo sin humear, y en el carbón lo verás gris incandescente.

Esperar que el fuego de la barbacoa llegue a ese punto de la brasa te permitirá sellar y cocinar los alimentos sin quemarlos e imprimir en ellos la marca crocante de la rejilla caliente.

El proceso de convertir la leña o el carbón en brasas aptas para cocinar toma unos 40 minutos en total. Considera que puedes preparar los alimentos y dejarlos a medio hacer antes de que lleguen los invitados, así podrás alargar el tiempo libre para compartir.

Colocar los carbones dentro de un cartón de huevos y encenderlos, o rociar azúcar o aceite comestible sobre la madera ayudará a encender el fuego sin combustibles químicos y sus indeseables aromas.

 

#3 Limpia la parrillera con cebolla

Si eres un amante de la barbacoa seguramente deseas limpiar la parrillera de residuos sin usar productos químicos que puedan afectar el sabor de las comidas, entonces aprovecha el calor residual de la barbacoa y corta una cebolla a la mitad, luego frota la cara plana contra la rejilla para remover lo que se haya pegado en cada tramo.

Usar un pincho para sostener la media cebolla facilitará el proceso porque te ayudará a mantener las manos alejadas del calor y culminar la tarea de limpieza sin sobre calentarte o quemarte.

La composición natural de la cebolla (aceites y jugos) ayudará a remover toda la suciedad rápida y fácilmente, mientras que los fierros absorben el aroma y el sabor de la cebolla, para imprimir sabor y olor a la próxima cocción.

 

#4 Prepara paquetes de verduras a la barbacoa

Las mejores parrillas son las que vienen acompañadas de vegetales crudos y asados porque refrescan y balancean los platillos que ofrecemos a los invitados.

Las ensaladas y vegetales crudos equilibran la ingesta cárnica y aportan toda la fibra necesaria para que la digestión ocurra sin retrasos ni pesadez.

Pero los vegetales asados son también imprescindibles para llevar la barbacoa al punto perfecto porque se vuelven untuosos y tiernos, de modo que ayudan a procesar las carnes desde que están en boca.

Además de saludable, es una forma de ahorrar dinero porque al servir vegetales logras saciar el apetito de los comensales con alimentos más económicos que la proteína animal.

Prepara paquetes de papel de aluminio con verduras cortadas en barras, como: patatas, calabacines, berenjenas, cebollas, pimientos y champiñones; con un poco de sal, pimienta y cualquier otra hierba que te guste, y colócalos en la parrillera por 10 minutos para ofrecer las mejores guarniciones.

 

#5 Juega con la temperatura de la barbacoa

Si divides la parrillera en dos áreas y colocas más carbón en uno de esos dos lados, tendrás una barbacoa súper funcional porque podrás poner las carnes en el lado más caliente, y las verduras en el otro extremo.

También podrás ir rotando los alimentos de un lado a otro, según el requerimiento de cocción que presente cada pieza mientras avanza el proceso, de modo que todo quede crocante por fuera y jugoso pero bien cocido por dentro.

 

#6 Ahúma los limones para un sabor exquisito

pescado-y-limon-a-la-barbacoa

Si cortas los limones a la mitad y los pones contra tu parrillera durante un par de minutos, lograrás que su jugo adquiera un suave y exquisito sabor ahumado antes de exprimirlos en la limonada, el aderezo o los cocteles, y te dejará llevar la experiencia de la barbacoa a un nivel superior.

Algo tan creativo, y a la vez tan sencillo, como ahumar los limones dará a tus preparaciones un toque de sabor súper especial que dejará a todos gratamente impresionados. Obtendrás el mismo resultado con otros cítricos, así que no dudes en poner a prueba este interesante truco.

 

#7 Usa dos pinchos para estabilizar el proceso de cocción

Cuando estamos asando carnes o verduras cortadas en cubos unidos en pinchos resulta complicado mantener la estabilidad de un solo eje porque siempre tendrá la tendencia a rotar hacia el lado más pesado o que las piezas giren en forma individual mientras volteamos el conjunto.

Si usamos dos pinchos para perforar las piezas evitamos el riesgo de quemarlas por un lado y que queden a medio hacer por el otro lado, que es justo lo que ocurre cuando la cocción es desigual debido a la autonomía de las piezas.

Si vas a usar pinchos de madera, recuerda remojarlos en agua durante 30 minutos para evitar que se quemen y pierdan su capacidad de ser útiles.

 

#8 Agrega un fumador a la parrilla eléctrica

Si tienes una parrillera interior que funciona con electricidad puedes agregar un fumador de madera para que tus alimentos adquieran el delicioso sabor del humo.

Para lograr ese resultado basta con envolver dos puñados de astillas de madera en un sobre de papel de aluminio que debes agujerear en varias partes con algo puntiagudo, de modo que el humo tenga salida. Debe estar debajo de la rejilla, en la parte superior del quemador.

El fumador creará una capa de humo de leña sobre los alimentos y permitirá que estos adquieran su sabor, que los invitados se deleiten y tú evites pagar el precio de los alimentos ahumados.

 

#9 Comprueba el suministro de gas antes de comenzar

Si tienes una barbacoa o parrillera que funciona con gas propano, puedes calentar un litro de agua y verterlo sobre el cilindro (no sobre la válvula). La zona del cilindro que permanece fría a pesar del agua hirviente que acabas de derramar, marca el límite de gas que contiene la bombona.

Otra forma de medir la cantidad de gas es a través del peso. Saber cuánto pesa la bombona vacía y cuál es el promedio de gasto en peso de cada uso, nos ayudará a saber si tenemos suficiente gas para cubrir la demanda del momento.

 

#10 Hidrata con jugo de manzana durante la cocción

Si usas un rociador para hidratar periódicamente las carnes con jugo de manzana puro durante la cocción, tendrás una auténtica delicia para ofrecer a los invitados.

El jugo de manzana puro aporta nutrientes, mantiene y saboriza los jugos naturales de las carnes mientras se están cocinando, el resultado será un delicioso corte, suave y jugoso, fácil de morder, masticar y digerir.

 

#11 Mejora el sabor del hog-dogs si lo cortas en espiral

hot-dog

Además de una cocción más pareja y profunda, las salchichas envasadas o hog-dogs pueden ser cortadas en espiral para que puedan absorber los aderezos y condimentos. El resultado también merece la pena porque transforma la experiencia de comer salchichas.

Para potenciar el resultado final podemos comenzar cortando la pieza en espiral, antes de colocarla en agua hirviendo durante unos minutos. Una vez que haya soltado las grasas en el agua, se pone en la parrilla y apenas comience a secar, puede rociarse con jugo de manzana o el condimento de preferencia.

 

#12 Ahorra tiempo pre-cocinar las carnes

Aunque parezca un antagonista de la barbacoa, el microondas siempre es el mejor aliado de la prisa porque puede pre-cocinar la carne hasta el punto deseado, o hervirla un rato sobre el fuego, antes de soltarla en las brasas.

Añadir sal, ajo y pimienta al agua fría donde harás la cocción añadirá sabor. El resultado final puede ser una carne cocida a punto y bien dorada por fuera, con buen sabor y textura, como si todo el proceso hubiese ocurrido en la parrillera.

 

#13 Haz el mejor pescado a la barbacoa con o sin piel

Cuando la rejilla de la barbacoa esté muy caliente puedes pintar la piel del pescado con aceite y colocarlo directamente encima de la parrillera con la piel hacia abajo, taparlo y bajar el fuego sin tocar ni mover la pieza de ningún modo hasta que sea el momento de retirarla.

Esa técnica sellará la piel, mientras que la reducción del calor encerrado y sostenido durante unos 10 minutos, harán que el pescado cocine bien por dentro mientras la piel se vuelve cada vez más crocante.

 

#14 Usa una carpa de aluminio para mantener la humedad

Las carnes a la parrilla pueden estar resecas y volverse duras por la falta de humedad, por eso tapar los alimentos con una carpa de aluminio puede evitar que se fugue el vapor que desprenden.

Sin embargo, no es la única opción, también podemos usar un cubito de hielo sobre cada hamburguesa o  introducir un poco de mantequilla en el centro de la carne molida antes de ponerla en la parrillera y obtendremos el mismo resultado.