Lo Que Hace Que Un Cigarro Sea Bueno Para Disfrutarlo En Cualquier Momento

Si estáis en el grupo de quienes se regocijan al fumar –como yo- sabéis que no se trata solamente del sabor lo que hace que un cigarro sea bueno, sino que diversos factores influyen en dicha determinación; algunos de ellos, la apariencia, contenido de nicotina, e incluso, su construcción, entre otras particularidades.

Claro está, los gustos y sabores en cigarros son el azuelo principal que hace que cualquier fumador se enganche a una determinada marca de puros.

Y es que es ese par de características, representadas por especias, dulzor o sales, entre otras, las que generarán otros distintivos, como, aroma, textura, suavidad e intensidad, frescura y gusto del humo.

Pero todo no acaba aquí. Dichos atributos también dependen de un dispositivo que no debería faltar en el entorno del fumador que demanda calidad: un humidor que –tras haber sido perfectamente sazonado- es capaz de mantener la vida del cigarro.

¿Cuál es el mejor cigarro?

Al leer esta interrogante, seguramente os ha venido a la mente vuestro cigarro favorito; no os culpo, a mí también, ya que tras lo reseñado al inicio, todo radica en el placer que logre producir el puro en la persona que lo esté fumando.habanos

Además, haciendo eco a premisas de especialistas en el área, existe un “factor x”, un elemento intangible que enamora al fumador.

No obstante y en adición a todo este escenario, aspectos como la complejidad y el equilibrio, de igual forma pueden ayudar a aseverar que un cigarro sea bueno. Dichas cualidades –aunque van de la mano con el sabor- son consideradas por muy pocos fumadores, pero los críticos de cigarros sí que las toman en cuenta.

El porqué de lo anterior viene dado a que si un cigarro dura alrededor de 30 minutos, no es importante que su sabor se transforme varias veces. Mientras que si un puro prolonga su duración a una o dos horas, es menester que el fumador experimente cambios a medida que se consume el ejemplar para evitar que se aburra en la experiencia.

Y por otra parte, es imposible dejar de mencionar el precio de los cigarros, lo cual no determinar que un cigarro sea bueno o no.

Que el costo de un cigarro es más elevado que otros -incluyendo los que os gustan- no significa que es el mejor cigarro del mundo, ya que existen otras razones por las que algunos puros cuestan más que otros; y muchas de ellas, no tienen -en lo absoluto- nada que ver con el sabor.

¿Queréis ejemplos de lo anterior? Muy fácil. La escasez o la rareza del tabaco, la experiencia de los tabaqueros, el lugar de elaboración, los procedimientos de control de calidad, los gastos de promoción y los numerosos intermediarios, entre más factores, podrían influir en que un cigarro sea más costoso que otros.

Moraleja: El paladar de cada fumador es diferente y cada uno tiene sus propias preferencias. Así que nutriros con las opiniones de otros fumadores y críticos, comprad y probad variedad de cigarros; así, podríais dar con el mejor cigarro para ti.

 

Cigarros más adecuados para principiantes

Si sois un nuevo fumador y habéis pasado ya por un par de malas experiencias, no os frustréis. Lo más recomendable es que comencéis probando cigarros suaves y moderados que hayáis adquirido en un establecimiento especializado que cuente almacenaje adecuado.

Podríais comprar cigarros Casa Torano, Gran Habano Connecticut # 1, Gispert o Helix Blue Tubular, fabricados en Honduras; o también, cigarros Macanudo Hyde Park, elaborados en República Dominicana.

Dichos cigarros, son suaves y cuentan con geniales rellenos de mezclas de tabacos propios del país de origen y/u otros que logran satisfacer a la mayoría de los fumadores; e incluso, imposible obviar a combinaciones que incluyen sabores más ligeros de hierbas frescas, almendras y anacardos.

 

¿Cómo fumar cigarros adecuadamente?

 Antes de encender un cigarro, tened en cuenta ciertos detalles para que no erréis el tiro.

Lo primordial es que distingáis que el extremo cerrado como-fumar-cigarros-adecuadamentedel cigarro –denominado cabeza- es el que va a la boca y deberéis cortarlo. Lo idóneo es que lo hagáis con un cortador de guillotina, por lo general alrededor de 1/16 a 1/8 de pulgada hacia abajo; y si la cabeza del cigarro tiene forma de cono, cortadla en el cono, pero no en la parte más ancha.

Listo lo anterior, usad un encendedor de butano o fósforos de madera para encender el cigarro, mientras éste yace sujetado entre vuestros dedos pulgar, índice, medio y anular por la banda o a dos pulgadas de la cabeza.

Llevad el cigarro a vuestra boca, comenzadlo a fumar, además de sopladlo y giradlo lentamente cada 30 a 60 segundos. No vayáis a inhalar el humo; probadlo y exhálalo. Retirad las cenizas al tener de entre 1/2 a 1 pulgada de largo.

Y si deseáis elevar el disfrute de la experiencia de fumar, acompañad vuestro cigarro con alguna bebida que no se vea superada por el sabor del cigarro; algunas de ellas, el whisky escocés, brandy y la mayoría de bebidas hechas con Kalúa o a base de café.