Black Friday: El Día En Donde Las Compras Tecnológicas Son Las Protagonistas

El momento se acerca, en donde miles de entusiasmados compradores se apresuran a escoger diferentes ofertas con la esperanza de obtener el mejor precio. Hay quienes son unos verdaderos expertos, desarrollando técnicas y tácticas de gran ingenio. Los menos arriesgados recurren a los consejos de publicaciones y páginas web especializadas, y otros al puro instinto, sin importar que al final la realidad supere a la expectativa.  Independientemente de cuál sea la motivación y presupuesto, no hay que negar que este es sin lugar a dudas uno de los eventos más esperados cada año por consumidores y comerciantes.



¿Qué es exactamente el Black Friday?

Miles de familias estadounidenses se reúnen en una mesa repleta de un banquete, que-significa-el-black-fridayen donde un delicioso pavo horneado es el protagonista. Si bien esta tradición está marcada como una muestra del sentimiento de gratitud y humildad ante los eventos positivos del año, es irónicamente contrapuesto a todo lo que ocurre al día siguiente.

Y es que justo después del Día de Acción de Gracias, una gran cantidad de personas se lanzan a las calles en masa para sumarse a la maratónica competencia de compras establecidas desde hace años y a que se le ha denominado como Black Friday. Este ha sido el común denominador del frenético actuar en cada uno de los individuos que se ven atraídos por las presuntas “ofertas de oportunidad”, que cientos de tiendas lanzan durante el transcurso de esa fecha, que suele darse el último viernes del mes de noviembre.

Es normal ver personas apostadas en las inmediaciones de algunos establecimientos, esperando pacientemente a que abran sus puertas. Cuando esto ocurre, una horda de insaciables consumidores se lanza en carrera, entre empujones, gritos y una que otra pelea, para tomar lo que esté en el comercio, algunos sin siquiera apreciar el precio presentado.

Aunque suene extremo, esta es en líneas generales la visión que noticieros y recopilaciones de videos en internet nos muestran cada año. Sin embargo, el surgimiento de la opción de compra en línea ha desplazado enormemente la tendencia del comportamiento en los consumidores, quienes prefieren una forma más tranquila de obtener lo que desean.

Y entre todo este alboroto quedan como testigos silentes los minoristas, quienes ven multiplicadas considerablemente sus ventas. El Viernes Negro significa para estos la oportunidad de generar ganancias a través de los descuentos ofrecidos, que incluyen estrategias de marketing avanzadas y el respaldo de armas publicitarias más agresivas que las empleadas el resto del año. Esta actividad no está reservada sólo a las grandes cadenas, siendo cada vez más notoria a inclusión de las empresas PYMES que se suman a la movida. Sólo en Amazon, las pequeñas y medianas empresas constituyen el 40 % de los ofertantes de ese día.

Los últimos lanzamientos en materia tecnológica son los consentidos en Black Friday, con un promedio de venta superior a cualquier otro rubro.



El oscuro origen del viernes más popular

El Viernes Negro es un término que no debe traer muy buenos recuerdos a la comunidad estadounidense. En principio porque fue empleado para denominar la crisis financiera sufrida por el desplome del mercado de oro un 24 de septiembre del año 1869, día que la historia recordará como una de las etapas más oscuras de la economía de ese país. Ese término también ha sido utilizado en varios países para recordar situaciones similares o eventos trágicos.

Otra versión sobre el origen de ese nombre da cuenta a la presunta (y aberrante) tradición llevada a cabo entre los terratenientes de las antiguas plantaciones de “comprar con rebaja” a los esclavos. Estas acciones aparentemente se llevaban a cabo los viernes después del Día de Acción de Gracias. Aunque no existen fuentes fehacientes que aporten veracidad a esta leyenda, lo cierto es que por mucho tiempo se dio por cierta, lo que no impidió que se acuñara esa denominación a la actividad actual.

La realidad está más relacionada con un hecho ocurrido en la ciudad de Filadelfia en el año 1961, cuando las autoridades tuvieron que enfrentar el caos producido por la gran cantidad de turistas y compradores que acudían anualmente a la ciudad, justo al día siguiente a la festividad de Acción de Gracias. Los agentes debían aumentar su ronda horas extras para garantizar la seguridad, y los comerciantes, intentando desvincularse del asunto, trataron de cambiar sin éxito el nombre de “Viernes Negro” a “Gran Viernes”.

Otros viernes menos felices a nivel mundial le dieron un preámbulo sombrío:

 

  • El 6 de diciembre de 1745, cuando el joven Charles Edward Stuart ingresa a las montañas escocesas pretendiendo al trono de Gran Bretaña como Carlos III de Inglaterra y Escocia, hecho que obligó a los pobladores a abalanzarse a los bancos ingleses a retirar sus ahorros.
  • El 9 de mayo de 1873, colapsa la Bolsa de Valores de Viena en Austria, ocasionando los primeros indicios históricos del fenómeno conocido como “La Gran Depresión”
  • El 18 de febrero de 1983, Venezuela sufre una devaluación considerable en su moneda por las malas políticas económicas implementadas, obligando a establecer un fuerte control cambiario que daría comienzo a la larga historia de problemas políticos, sociales y financieros.

 

Resurgimiento e Internacionalización

 

A pesar de los antecedentes, el término “Black Friday” cobró un nuevo empuje a los comienzos de los años 80. Los minoritas rescataron con mucha inteligencia el espíritu original de este evento, lanzando ofertas cambiantes con el pasar de las horas. La idea era instaurar la rentabilidad de las operaciones de compra y venta aludiendo al principio conocido como “volver al negro”, momento en el que los comerciantes llegarían a obtener altos saldos a su favor. Esta jugada generó una avalancha de ofertas que a los ojos de sus compradores parecían extraordinarios.

 

La tendencia se repetiría cada año sin mayores novedades, pero en el 2000 comienza un repunte que contagia en efecto dominó a los habitantes fuera del suelo estadounidense. Los comerciantes de Canadá observaban como sus potenciales clientes se movilizaban durante esta fecha al país vecino para gozar de los bajos precios, incentivándolos a imitar este accionar a pesar de la disparidad en la celebración de Acción de Gracias, con un mes de diferencia entre ambas naciones.

 

En México no se quedaron atrás, y establecieron la celebración de lo que llamaron “El Buen Fin” cada mes de noviembre, como iniciativa del Consejo Coordinador Empresarial, en asociación con el gobierno federal, organizaciones del sector privado e instituciones bancarias, coincidiendo en ocasiones con la tradicional cena de los Estados Unidos. Estas actividades comerciales se realizan todo el fin de semana, a diferencia del Viernes Negro.

 

Otras tierras se han visto inspiradas por este fenómeno, como Brasil y España, incluyendo en su calendario a este día como una oportunidad para los comerciantes de ver incrementos en sus ventas.

 

Las compras online y las ofertas del Black Friday

 

La llegada de la era de la revolución en intercomunicaciones le dio un nuevo significado a la forma en la que se venían realizando las operaciones de compra y venta en este día. Si bien aún podemos observar las ya tradicionales vigilias alrededor de los comercios, que incluyen el atropello de las personas por las multitudes de compradores al momento de abrir las puertas (con peleas espontáneas incluidas), la realidad es que la adquisición de productos en forma no presencial va cada vez más en ascenso, dada la comodidad y seguridad que ofrece el poder escoger el artículo deseado con tan sólo un clic del mouse en el computador.

 

Esto ha diversificado las ventas, con el ofrecimiento de productos especiales para los clientes que compran a través de las páginas web comerciales. Esta modalidad impulsó la salida de nuevos acontecimientos anuales de compra, tales como:

 

Cyber Monday: El éxito del Black Friday fue aprovechado por los comerciantes para crear este día dirigido exclusivamente a la venta con ofertas de productos cibernéticos. Se celebra justo después del famoso viernes y fue introducido al mundo comercial el 28 de noviembre de 2005, haciéndose popular no sólo en los Estados Unidos sino también en Alemania, Argentina, Canadá, Colombia, España, Perú, Portugal y Reino Unido.

 

Green Monday: Otra opción presentada por las tiendas minoristas y que se pauta el segundo lunes del mes de diciembre. Esta fecha es escogida al representar el último lunes con al menos 10 días en anticipo a la celebración de la navidad. Los records de ventas anuales lo han posicionado muy cerca del margen de venta generados durante el Cyber Monday.

 

Free Shipping Day: Esta celebración anual se lleva a cabo en la primera quincena de diciembre, casualmente un viernes. Las tiendas en línea ofrecen envíos gratis de sus productos, prometiendo su entrega antes de la navidad. Paradójicamente, en años recientes ha llegado a superar el margen de ventas del Black Friday. Este 2017 se llevará a cabo el viernes 15 de diciembre.