Las 7 Mejores Placas Madre Gaming Que Enamoran A Los Jugones Más Exigentes

Bestseller No. 1
Gigabyte...
84 Opiniones

Si os encanta correr videojuegos en vuestro ordenador –como a mí- y estáis buscando elevar la experiencia de usuario normal a la de un verdadero gamer, es momento de apostar por armar una pc con la mejor placa madre gaming.

 Os hablo de una tarjeta madre de buena calidad y asequible, capaz de soportar horas de juego sin dar problemas de temperatura y no como la que tuve hasta hace unos días que a los pocos meses de uso quedó inservible.

¿La habré fundido por tanta caña que le di? No, no lo creo. Definitivamente, se trataba de una placa base muy mala; tanto, que varias de sus ranuras pcie no funcionaban correctamente. ¡Qué catástrofe!

¿Cuál es la mejor placa madre gaming?

 Pese a que el mercado os ofrece un dilatado abanico de opciones, a la final todo dependerá de vuestros requerimientos y presupuesto. Eso sí, en caso de que no tengáis mucha pasta, sacaros de la cabeza el centraros solo en buscar el modelo menos costoso porque podría saliros muy cara la hazaña.

Sin ánimos publicitarios, es recomendable que le echéis un vistazo a los modelos de placas de Gigabyte, AsRock, MSI y Asus, ya que se trata de reconocidos fabricantes de tarjetas madres gaming.

¡Ojo! Decidiros por alguno de esos cuatro no certifica que vayáis a hacer una estupenda adquisición. Existen modelos de otras marcas capaces de dar la talla.

No escatiméis en tiempo para leer las especificaciones y reseñas de usuarios; con ello, podríais garantizar la compatibilidad de la placa base con el resto de los componentes. Además, en lo concerniente a la instalación, materiales de fabricación, funcionalidades que ofrece y hasta la estética, si os importa ese detalle.

Fijaros en que el espacio entre las ranuras de las gráficas sea significativo, para evitar inconvenientes futuros. Y que sea decente la cantidad y distribución de los puertos USB y otros conectores externos, para asegurar comodidad.

Para ayudaros en la elección, os dejo con una comparativa de las mejores placas madre gaming. Seguramente, entre estos modelos de placa, está el que se adapta a vuestras exigencias.

A continuación les presentamos los mejores placa madre gaming:

1. Placa Madre para Gaming Sb02-3740-0000-C0 Udoo

Memoria RAM de 4 GB

Si te encantan los videojuegos debes reconocer la importancia que hay detrás de mantener tus dispositivos al día para poder disfrutar una tarde de gaming sin contratiempos.

Evitar que tu ordenador se convierta en un fósil prehistórico es más fácil de lo que crees, para empezar con la renovación profunda lo primero que debes reemplazar es la tarjeta madre, el corazón de tu computador.

Udoo saca al mercado una placa madre estupenda y de gran desempeño para satisfacer los requerimientos básicos de cualquier videojuego. Con ella no sólo podrás jugar, también te permitirá trabajar cómodamente al usar softwares especializados en diseño, ilustración y edición de videos.

La tarjeta cuenta con un procesador Intel Celeron N3160 de 2.24 GHz, también incorpora un controlador Intel HD Graphics con 12 unidades de ejecución que ofrece un alto rendimiento en el área gráfica. Es capaz de usar 3 pantallas independientes a través de sus puertos HDMI Y MiniDP, tiene ranuras para tarjetas SD y una interfaz incorporada de Bluetooth Low Energy.

2. Placa Madre para Gaming N7 Z370 NZXT

Compatible con procesadores Intel

La tecnología avanza a ritmos vertiginosos y esta realidad no se escapa del mundo de los videojuegos.

Todos los años aparecen decenas de juegos nuevos, universos interesantes y divertidos que están esperando a que los explores, superes los niveles, alcances los objetivos y rescates a las princesas.

El dilema se presenta cuando tu ordenador ya no está a la altura de las circunstancias, si este es tu caso, valdrá la pena invertir en una nueva placa madre, esto le dará un “boost tecnológico” a tu computador y podrás jugar hasta que el cuerpo aguante.

La tarjeta que te presentamos está diseñada con un chipset Intel Z370 Express, es compatible con los procesadores de 8va generación Core i3, i5, i7. Además, está equipada con un soporte Multi-GPU de tecnología Nvidia y una memoria DDR4 para brindar un rendimiento más elevado.

La placa cuenta con cinco puertos USB 2.0 y dos puertos USB 3.0, tiene una salida de audio de 7.1 canales, 4 ranuras de memoria y un puerto HDMI.

3. Placa base Gigabyte X299 AORUS Gaming 9

Capaz de soportar la caña y muy conectada

REBAJADO
Gigabyte X299 AORUS...
2 Opiniones

En caso de que queráis haceros con una prometedora tarjeta madre basada en Intel, echadle un vistazo a este modelo de 244 mm de ancho y 305 mm de profundidad, capaz de marchar con procesador Core i9, Core i5 o Core i7. Es compatible con memoria DDR4-SDRAM y socket LGA 2066.

Además, tendríais a vuestra disposición numerosas opciones de conectividad, como, soporte para WiFi y Bluetooth (versión 4.1), puertos USB 2.0, USB 3.0 y USB 3.1, conector de audio en panel frontal, puertos Ethernet LAN (RJ-45), entrada de micrófono, salida para auriculares y puertos SATA III, entre otros.

4. Placa base Asrock H110 Pro BTC+

Dotada con prometedoras soluciones para hacer correr lo que pongan

Aquí os dejo con una motherboard basada en Intel que además cuenta con factor de forma ATX, toma de procesador LGA 1151 (Socket H4), 4 conectores de tipo SATA III, y compatibilidad con memorias DDR4-SDRAM. Además, viene con coprocesador gráfico HD Graphics, cuatro puertos USB 2.0, un puerto USB 3.0, un puerto Ethernet y 2 puertos PS-2.

Según reseñas de usuarios, esta placa base es capaz de admitir tarjetas msi gaming RX 580 de 8gb, la cual podría ser instalada en el puerto dedicado para ello, el PCIe2 (3.0 x16 ). Incluso, puede soportar hasta 13 gráficas, indiferentemente del tipo.

5. Placa base MSI 990FXA Gaming

Muy compatible y preparada para largas sesiones de juegos

¿Buscáis una tarjeta madre basada en AMD? Entonces, no perdáis de vista a ésta, ya que es compatible con procesadores AMD FX, Phenom II, Athlon y Sempron, socket de procesador AM3+, cuenta con factor de forma ATX (305 mm de ancho y 244 mm de profundidad) y puertos sata como para regalar (seis SATA y seis SATA III).

Entre otras de las diversas características de este placa base, es que es capaz de marchar múltiples ediciones de Windows, permite hacer overclock con un click en el setup del Bios, soporta varias velocidades de reloj de memoria y dispone de numerosas soluciones de conectividad.

6. Placa base Asus ROG STRIX B250 G Gaming

Con llamativas dotaciones que no decepcionan

Si vuestro caso es apostar por una placa base de Intel bien dotada, pero que a la vez no os importe que carezca de salida de VGA, este modelo os caerá como guinda, ya que pese a esa pega, esta tarjeta sí dispone de una salida DVI y una salida HDMI.

Entre otras de sus particularidades, esta propuesta de Asus cuenta con tecnologías Intel Gigabit Ethernet Gaming Networking y LanGuard, ofrece una capacidad de memoria RAM de 64 GB y soporta DDR4 SDRAM. Además, es compatible con procesadores Intel de sexta y séptima generación (socket 1151).

7. Placa base H61 PrimeElectronics

Una prometedora tarjeta dispuesta a adaptarse a vuestras necesidades

REBAJADO
H61 Placas base...
10 Opiniones

Estás frente a una motherboard de la familia Intel, compatible con socket LGA1155 y con factor de forma Micro ATX (23.5 x 17cm). Cuenta con 2 slots DDR3 DIMM slots y capacidad de memoria RAM de 16GB; además, con diversos conectores y puertos, como, PS/2, USB 2.0, VGA, HDMI, RJ-45, COM y audio frontal.

Acerca de opciones de conectividad USB 3, no, no dispone de alguna; sin embrago, podríais comprar una tarjeta PCI y enchufarla a uno de los slots para subsanar dicha carencia. Y en lo que respecta a LAN, es de carácter opcional (Realtek RTL8105E – 10/100/1000).

 ¿Cuál es la diferencia entre una tarjeta madre para PC gaming y una para PC normal?

Es importante mencionar que la mayoría de las placas base de PC normal son capaces de correr juegos de alta gama; y si se le adiciona una placa de GPU, el resultado sería estupendo; no obstante, una placa base de gaming brinda una experiencia de juego incomparable.mejor-placa-madre-gaming

Ahora bien, para ilustraros mejor el asunto, básicamente, aspectos como la placa de circuito impreso, los condensadores, los puertos, la solución de enfriamiento y el chasis, marcan la diferencia entre la motherboard de una pc gamer y la pc convencional desde la que es posible estéis leyendo este contenido.

Y es que partiendo de lo esencial, un gamer demanda muchísimo más rendimiento y altas velocidades de fotogramas que un usuario normal, ya que la meta es conseguir una experiencia de primera categoría materializada en la posibilidad de correr un juego de forma fluida y disfrutando de cada detalle.

Ejemplos de lo anterior: para “shooters” (disparos) en primera persona o carreras de coches en modo panorámico, donde los recursos gráficos están activos al 100%. A un usuario normal no le importa eso.

Echándole un vistazo al pasado, es importante que sepáis que anteriormente las placas base tenían mucha similitud con las de las plataformas de juegos, incluidas las tarjetas gráficas de máquinas de gama alta.

Pero desde hace unos tantos años para acá, la demanda de la que os he hablado arriba, ha hecho que los fabricantes apuesten por placas madre muy diferentes a las de una PC convencional. Ciertamente, os hablo de particularidades que podrían ser sutiles, pero que determinan contrastes de lujo.

¡Fijaros en esto!

Placa de circuito impreso (PCB)

Por esencia, la PCB de un PC Gaming es de alta calidad, con dotaciones que permiten que un sistema brinde una integridad de señal mejorada, y mucho más, en condiciones de overclocking cuando el procesador marcha a velocidades de reloj más elevadas que lo normal.

Habitualmente, ello acrecienta las temperaturas de operación que podrían reducir incluso la vida útil del procesador en caso de que no se aborden por otros medios, como, disipadores de calor con soluciones enfriadas por agua, por ejemplo.

Muestra de ello, es la motherboard Super Microcomputer (Supermicro)  C7Z170-SQ , desarrollada para la última generación de chips Skylake LGA 1151 de Intel y que además de estar fabricada en E-glass, cuenta con tejido recubierto con resina epoxy y trazas de cobre más pesadas.

Los condensadores

Otro factor importante en las placas base de pc gaming, son los condensadores para fuentes de alimentación, ya que un capacitor malo podría ocasionar una operación intermitente o que la tarjeta madre se estropee totalmente. Además, los zócalos en motherboards para pc gaming, también tienden a ser de mayor calidad que las placas base convencionales.

Continuando con nuestra muestra, la placa C7Z170-SQ, viene con condensadores de chip de cerámica de clase X5R o X7R, y hay cientos por placa base. En adición, utiliza chapado en oro más grueso de 15 micras; a diferencia de los conectores típicos de 2 micrones.

Los puertos

La compatibilidad y dotación del conjunto de chips del procesador, también es un aspecto que distingue a la tarjeta madre de una destinada al pc gamer y otra para el usuario convencional.

En este sentido, vale reseñar que la mayoría de los modelos de placas PC gaming cuenta con múltiples ranuras x16 para tarjetas de vídeo a través de chips de conmutador PCI Express vinculados a la interfaz x16. Incluso, existen placas que también admiten Crossfire de AMD y SLI de NVidia.

Todo eso, para proveer al gamer la posibilidad de combinar múltiples placas de GPU en un solo sistema y con ello controlar un solo conjunto de pantallas a la más alta velocidad de cuadro y resolución.

En adición, estos tipos de placas base generalmente cuentan con un conmutador PCI Express más robusto que proporciona enlaces x16 a tres zócalos PCI Express x16, para así exprimir todo ese ancho de banda y no desperdiciar el rendimiento potencial adicional.

En lo que respecta al panel posterior para una placa base de PC gaming, es muy similar a una placa base de PC normal. Podríais conseguir un conector PS / 2 para un teclado o mouse, puerto de pantalla, de 2 a 4 puertos usb, así como conectores HDMI y DVI, entre otros.

Para un usuario convencional, con los primeros tres grupos de medios de conectividad estaría suficiente; mientras que para un gamer –considerando todo lo anterior- obviamente no.

 

Disipador de calor

A modo convencional, un procesador de PC amerita un disipador de calor. Pero al referirnos a una placa madre para gaming, el asunto es de cuidado porque las temperaturas de los procesadores de gama alta presentes en esas máquinas llegan a ser infernales.

¿Recordáis que hace un rato, en la parte de placa de circuito impreso (PCB), os hablaba de esto?

Pero volvamos a lo que concierne.

Como mínimo, una PC Gaming debería tener un disipador de calor grande y un ventilador; aunque muchos usuarios apuestan por soluciones de refrigeración líquida, por ser más eficientes y soportan más el calor adicional producto de la sobre aceleración.

El chasis

En esta parte, creeréis que os marearé con un cuento chino, pero creedme que no.

Una placa base para gaming amerita un chasis destinado al gaming. Esto es ley. Y más cuando ya os he expuesto lo importante que es mantener los componentes a bajas temperaturas.

La opción es apostar por un chásis que sea compatible con sistemas de enfriamiento entre los 240 mm o 280 mm, por ejemplo, que se traduciría en hasta nueve ventiladores grandes marchando simultáneamente.

No haría falta que os exponga la diferencia de un chasis de PC convencional, para cuyo sistema sería suficiente un solo ventilador.

¿Qué es una placa base? Sus características más esenciales

Igualmente denominada la motherboard, placa principal, placa madre o tarjeta madre, es la placa de circuito impreso (PCB) fundamental de todo ordenador.

La característica principal característica de la placa base, es que sus dotaciones hacen posible la comunicación entre los componentes esenciales del sistema, así como la funcionalidad de discos duros, memoria RAM, tarjeta gráfica, tarjetas de red y de sonido, al igual que puertos UBS y FireWire, entre muchos otros.

Y para ilustraros mejor el escenario, vamos a por definir cada uno de los elementos que admite una placa base, como, Chipset, puerto de CPU (zócalo), factor de forma, ranura de memoria, ranuras para tarjetas de expansión, sistemas de enfriamiento, puertos internos, dispositivos incorporados y puertos de placa base externos.

Chipset

Se trata de la serie de circuitos electrónicos capaces de gestionar las transferencias de datos entre los componentes del ordenador. En esencia, es una CPU de placa base integrada.

Hoy día, Intel y AMD son considerados los fabricantes de chipset que dominan el mercado.

Eso sí, la clave para que todo marche a la perfección en un ordenador, es que si el CPU es de una de las marcas antes mencionadas, el chipset debería ser de la misma.

Puerto de CPU (zócalo)

También denominado “socket”, es el receptáculo encargado de encastrar al microprocesador y conectarlo al resto de los componentes de la placa base a través del bus frontal.

Factor de forma

Este aspecto se refiere al tamaño de la placa base; y por ende, va en mera relación con las dimensiones de la carcasa del ordenador.

Ranuras de memoria

En el argot informático también llamadas “slots”, es donde va insertada la memoria de acceso aleatorio (memoria RAM).

Una placa base puede constar de 2 a 6 ranuras. La cantidad, va a depender de los requisitos del sistema, necesidades del usuario, pero sobre todo, de la compatibilidad que ofrezcan tanto la placa como la CPU.

Ranuras para tarjetas de expansión

Aquí, os hablo de todos esos puertos para conectar otros dispositivos, a modo de añadir características e incluso aumentar el rendimiento del ordenador.

Entre los puertos, se mencionan las ranuras PCIe (usadas generalmente para conectar tarjetas gráficas), AGP (únicamente para conectar tarjetas gráficas), PCI (para conectar dispositivos periféricos directamente a la placa base) e ISA (para conectar tarjetas de ampliación a la placa base).

Un dato de interés, es que del factor de forma de la placa base, depende la cantidad de puertos.

Sistemas de enfriamiento

Son las soluciones para disipar el calor –un ventilador, por ejemplo- y evitar que sobrecalentamientos estropeen la placa base.

Puertos internos

Son las ranuras preparadas para conectar dispositivos; entre ellos, sistema de disco (para unidades ópticas y de estado sólido), energía de la placa base, potencia de CPU y conector de adaptador gráfico.

Dispositivos incorporados

Este aspecto se refiere a los elementos que vienen de fábrica; entre ellos, el adaptador gráfico, el adaptador de sonido, el adaptador de red y el adaptador WiFi.

Puertos de placa base externos

Hablando de placas base modernas, se trata de los puertos que permiten conectar diversos dispositivos, como, USB 3.1 (discos duros externos), USB 3.0 (mouse, teclado, tarjetas de sonido externas u otros dispositivos), PS / 2 (mouse o teclado), DVI (monitor), HDMI (monitores modernos y televisores), Display Port (ciertos tipos de monitores), botón de restablecimiento de hardware del BIOS (para apagar la PC cuando está en modo congelada), eSata (unidades externas), Rj-45 (cable de red), puerto de sonido óptico (sistemas de audio avanzados) y puertos de sonido (altavoces, auriculares y micrófono).

Claro está, de manera en la que se está presentando la evolución de los ordenadores, habrá muchísimas más características que se irán integrando en los diversos modelos de placas base.

Tipos de placas base

Fundamentalmente, existen dos tipos de placas base; una, basada en Intel y otra en AMD.

¿Recordáis que en líneas anteriores os mencionaba a este par de marcas; e incluso que ambas solo se ajustan al rango de CPU de la marca en cuestión? Si es así, me alegro en gordo porque quiere decir que no he estado escribiendo en vano.

Pero para refrescaros la memoria, las placas base de Intel son compatibles solamente con las CPU de Intel, mientras que las placas AMD, solo con CPU de AMD.

Lista esta parte, no quiere decir que el escenario está totalmente dispuesto.

Además de apostar por la placa base, así como el procesador, es menester que tengáis en cuenta la interfaz del procesador; o sea, el tipo de socket de la CPU que está de manifiesto en las especificaciones de la placa.

¿Cómo elegir la mejor placa base para juegos?

Si sois un principiante, pero ya nadie te saca de la cabeza la idea de armar una pc gaming, es necesario que antes de comprar la placa base para juegos, cojas apunte de varias consideraciones que van más de la pasta que vayáis a invertir.

Compatibilidad de la RAM; tamaño de la placa base (factor de forma); ranuras de expansión y puertos USB; necesidades de redes; soporte SLI y CrossFire; y audio de la placa base, son aspectos que no debes dejar pasar por debajo de la mesa.

Compatibilidad de la RAM

En este punto, existen 4 factores que tendríais que distinguir; primeramente, el tipo de RAM. Deberás elegir entre una placa que admita memorias DDR4 que son más recientes y significativamente más rápidas o las ya existentes DDR3.

Segundo, la velocidad de RAM. En adición a la compatibilidad de la placa base con el tipo de RAM, tendrás que verificar que también sea compatible con la velocidad específica de su RAM. Eso, lo podréis visualizar en las especificaciones.

Tercero, la capacidad de RAM. Aquí, se refiere a la cantidad máxima de memoria que la tarjeta puede coger, ya sea de 32, 64 o 128 GB, entre otros.

Y cuarto, el número de ranuras de RAM. En esta parte, tendríais que visualizaros a futuro. Si vuestra placa cuenta con 2 ranuras de RAM y deseáis equiparla con 8GB de RAM, en vez de comprar 2 juegos de 4GB de RAM, hazte con una de 8GB –la que necesitas- y mantienes la otra ranura libre por si requieres actualizar con más RAM posteriormente.

Tamaño de la placa base (factor de forma)

Si que os he hablado de esto, pero en el caso de placas base para PC gaming el par de tamaños más comunes son las placas Micro ATX (mATX, abreviado) y ATX. Las primeras, son de menor tamaño y normalmente vienen con menos funciones como puertos adicionales y ranuras; mientras que las segundas son las más comunes.

Con esto no os quiero decir que estaría mal si apostáis por una placa mATX, ya que todo depende del sistema que estéis pensando construir y/o vuestro presupuesto.

Eso sí, tened en cuenta que una placa madre ATX no cabe en una caja mATX. Tendríais que haceros con una caja ATX para acoplarla. En cambio, sí es posible que una placa madre mATX quepa en una caja ATX.

Ranuras de expansión y puertos USB

En este punto, también aplica aquello de que os visualicéis a futuro.

Verificad que la placa base que escojáis cuente con suficientes puertos, como, ranuras PCIE (PCI Express) y/o puertos PCI, ya que seguramente estaréis actualizando o agregando tarjetas adicionales (por ejemplo, de sonido, de red u otra gráfica) para acrecentar vuestra experiencia de usuario gamer.

Además, es importante que estéis al tanto de la cantidad de puertos USB; y en este ámbito, la presencia de soporte para USB 3.0. Y en adición a ellos, son menester otros puertos, como, FireWire y micrófono, entre otros.

Lo que sí es un hecho que hoy día, la mayoría los modelos de placas base vienen dotadas las ranuras antes mencionadas.

Necesidades de redes

Las placas bases actuales vienen con soporte LAN (cable de Internet); no obstante, es muy posible que necesitéis de AKA WiFi (soporte inalámbrico incorporado), pero este plus normalmente está presente solo en placas base de gama alta.

Moraleja: Si deseáis soporte inalámbrico, elegid una placa base que tenga WiFi o simplemente comprad un adaptador inalámbrico adicional que vienen como una tarjeta PCI o PCI-E que cabe en una ranura PCI / PCI-E de repuesto en la placa base o de tipo adaptador de dongle USB.

Y en lo que respecta a soporte por Bluetooth, pues, echadle un vistazo a las especificaciones de la placa base.

Soporte SLI y CrossFire

En caso de que tengáis en mente configurar una tarjeta de gráficos dual con tecnología NVidia SLI o AMD CrossFire, es necesario que la placa base lo soporte.

Y ¿Cómo saberlo? Pues, lo primero es que solo las placas madre de gama alta permiten esto. Pero igual es necesario que le echéis un vistazo a las especificaciones.

Audio de la placa base

En la actualidad, las placas base cuentan con capacidades de audio incorporadas muy resultonas. Pero si queréis derrochar vuestra pasta, nadie os juzgará.

Según la opinión de muchos jugones, es casi nula la diferencia que podríais notar con una tarjeta de sonido dedicada en lugar del sonido integrado de la placa base.

Y después de todo esto ¿Tenéis claro cuál es la motherboard que necesitáis? Seguramente, está entre los cinco modelos de placas base que os he reseñado al inicio.