Las 5 Mejores Baterías Para Bicicleta Eléctrica Que Soportan La Caña

Si el ciclo de carga y descarga de la batería de vuestra bici ya no mejores-baterías-para-bicicleta-eléctricaresponde como de costumbre o su capacidad de carga es inferior a la anunciada, es momento de que hagáis planes de comprar la mejor batería para bicicleta eléctrica.

Y más, en caso de que estáis pensando –como yo- en salir de la ciudad y lanzaros a la aventura con vuestra bici eléctrica por trechos largos, incluyendo montañas y colinas.

Son varios los tipos y modelos de baterías, pero no os recomiendo iros a primeras con cualquiera de ellos –y más, si está en la lista de menos costoso– ya que esa ganga os podría salir muy cara. ¡Atroz!

 

Las mejores baterías para bicicleta eléctrica

Es un hecho que la tecnología de baterías para bicis eléctricas no cesa en evolucionar a pasos agigantados; y con esto, la oferta en el mercado es cada vez más compleja.

Sin embargo, e independiente de la marca, es posible que como usuario podáis distinguir cuál es la batería que se adapte perfectamente a vuestros requerimientos, tomando en consideración el diseño, dimensiones, peso, así como los aspectos de duración y rendimiento.

En ese ínterin debéis mantener vuestros ojos bien abiertos para leer la información que cada fabricante aporta del producto; y así sea el caso de que dichos apuntes cubran o no vuestras expectativas, es imprescindible que le echéis un vistazo a las opiniones de otros compradores.

Para haceros la tarea menos engorrosa, os dejo una comparativa de las mejores baterías para bicicleta eléctrica, entre las cuales podría estar la que además de buena calidad y asequible, le caiga como guinda a tu bici y a vuestros planes de ruta.

#1 Batería para cuadro de bicicleta Powerpack 500 de Bosch

Para viajeros que quieren cargas rápidas y largos recorridos

Esta batería de iones de litio (500Wh – 36V) ha sido pensada para usuarios de bicicletas eléctricas con motor Bosch Generación 2, aunque si tenéis modelos desarrollados desde el año 2014 y pertenecientes a las líneas Performance, Active y CX, no os preocupéis porque la Powerpack 500 es compatible con ellos.

Y además de ofrecer un recorrido de hasta 230 km, si hay que cargarla tan solo bastan 2 horas para un 50% de carga o aproximadamente 4,5 horas –con el cargador estándar de Bosch- para una carga al 100%.

 

#2 Batería para Bicicleta Eléctrica Prystel Rack 13

Preparada para adaptarse a la mayoría de bicis y a trayectos nocturnos

Se trata de una batería de polímero de litio (de 13 Ah y 3.5 Kg de peso) dotada para los ciclistas que hasta con estrellas en el firmamento desean cubrir sus rutas.

Y es que además de su formato rack que la hace capaz de adaptarse a muchos modelos de bicis disponibles hoy día en el mercado, viene con un reflectante rojo en la parte trasera, así como con un indicador LED del estado de carga y una llave.

 

#3 Batería para bicicletas eléctricas Silverfish Green Cell

Una solución que garantiza cubrir rutas sin inconvenientes

Desarrollada con la tecnología Li-Ion de Panasonic, esta batería de 48V y capacidad de 11.5Ah ha sido pensada para ciclistas que no escatiman en cuando a seguridad se refiere.

En ese sentido, vale mencionar a las certificaciones CE, RoHS y FCC con las que cuenta la batería Silverfish, así como al par de llaves que incluye su pack y el respectivo cargador.

 

#4 Batería de iones de litio para bicicleta eléctrica CYCBT

Prometedora propuesta con tecnología de la líder surcoreana

 

REBAJADO

Adaptable en Prophete, Kreidler, Vitalité, Spectro a. O., esta batería de iones de litio de 36V
y 10.4Ah, desarrollada con tecnología de Samsung, garantiza una carga completa en unas 4 horas.

Ahora bien, pese a que se trata de una batería estándar, es menester que sepáis que solo funciona en bicis homologadas por el fabricante; no obstante, podríais valeros de un buen mecánico o apostar a vuestras destrezas para subsanar el inconveniente de forma fácil y sencilla.

 

#5 Batería para bicicleta eléctrica Citomerx

Una solución muy resultona para no detener el itinerario

Para quienes andan y no quieren parar, esta batería de 36V 10,4 Ah está como caída del cielo. Ha sido desarrollada con células Samsung de alta calidad y se fija en el marco de la bicicleta.

Aunque no viene con cargador, incluye otras dotaciones utilísimas, como, indicador LED que muestra el estado de bacteria y dos llaves.

 

¿Cómo elegir el tipo correcto de batería de bicicleta eléctrica?

Seguramente, estáis al tanto de que además de las ruedas, entre otros componentes, claro, las baterías de bicicletas eléctricas son uno de los elementos ineludibles; sin embargo, es preciso que sepáis qué tipo de batería es la mejor para que tu bici eléctrica sea capaz de soportar la caña que le deis.

En ese sentido, os voy a dar una breve reseña de los tipos de baterías para bicicletas eléctricas que actualmente conseguiréis en el mercado: las de plomo-ácido (SLA), de níquel-cadmio (NiCd), de hidruro de níquel (NiMh), de iones de litio (Li-ion), de polímero de litio (Li-pol), de litio cobalto (LCO) y de manganeso de litio (LiMg204).

Y a partir de aquí, tendréis una clara visión de cómo elegir la mejor batería para vuestra bicicleta eléctrica, tomando en consideración los aspectos de duración y rendimiento.

 

Baterías de bicicleta eléctrica de plomo-ácido (SLA)

Son unas baterías baratas y amigables con el medio ambiente, puesto que son fáciles de reciclar; no obstante, son muy vulnerables y duran poco. Además, pesan el doble que las baterías de hidruro de níquel (NiMh) y tres veces más que las baterías de litio.

Y continuando con la comparativa, las baterías SLA tienen una capacidad útil mucho menor y solo duran la mitad que baterías NiMh y que las de litio.

Moraleja: No es recomendable que apostéis por una batería SLA si estáis pensando en viajar con vuestra bicicleta eléctrica.

 

Baterías de bicicletas eléctricas de níquel-cadmio (NiCd)

Como todo, las baterías NiCd no escapan de la frase “tiene sus pros y sus contras”.

La razón, pues, estas baterías tienen más capacidad que las baterías SLA –extremadamente importante, sí- pero además de ser más costosas, las baterías de níquel-cadmio son difíciles de eliminar de forma segura, así como de reciclar.

Esto último, ha hecho, incluso, que las baterías de NiCd estén próximas a pasar a la historia.

 

Baterías eléctricas para bicicleta de hidruro de níquel (NiMh)

Estáis frente a una batería más prometedora que la de batería NiCd: duran más, son significativamente más fácil de eliminar, pero son más caras.

Además, las baterías NiMh también están por sumarse a los elementos guardados en el baúl de los recuerdos; esto, por la omnipresencia de las baterías Li-ion, de las que os hablaré a continuación.

 

Baterías de bicicleta eléctrica de iones de litio (Li-ion)

Según los numerillos de especialistas en el área, más del 90% del mercado ha apostado por las baterías Li-ion porque en adición a que duran más, son menos pesadas y generan más potencia.

Pero no todo es color de rosa.

Las baterías de iones de litio son muy costosas, dado a su delicado y exhaustivo desarrollo para evitar que se incendien y autodestruyan mientras estéis disfrutando de vuestra ruta.

 

Baterías eléctricas de bicicleta de polímero de litio (Li-pol)

Aunque hasta los momentos carecen de reconocimiento en cuanto a duración, se presentan como las baterías ideales para bicicletas eléctricas por dos significativas razones ligadas a la ausencia de líquido.

La primera, puesto que no requieren protectores que las tornen más pesadas; y la segunda razón, prometerían más estabilidad y menos vulnerabilidad ante inconvenientes de daño, abuso o sobrecarga.

Baterías de bicicleta eléctrica de litio cobalto (LCO)

Los diestros en el mundillo de las bicis eléctricas, han asegurado que las baterías LCO garantizan una densidad de energía considerablemente más alta que otras baterías de litio; y con ello, óptima potencia.

En adición, el cuerpo de esta variación en Li-ion es compacto y ligero.

 

Baterías eléctricas de la bici del manganeso de litio (LiMg204)

Estas baterías han llegado con ganas de quitarle el sitial a las baterías de litio. Y no es para menos.

Las baterías LiMg204 han sido desarrolladas con la misma tecnología de batería que utiliza el coche híbrido Nissan Leaf; y además, varios fabricantes de bicicletas eléctricas han asegurado que estas baterías son capaces de generar más energía que otras baterías de litio y dura más.

No obstante, para muchos expertos las baterías de ion de litio son la mejor opción para una bici eléctrica. Pero, ¿cuál de sus variaciones? Eso no lo tienen claro todavía.

Pero para no dejaros sin respuesta a ¿cómo elegir el tipo correcto de batería de bicicleta eléctrica?, basta con que toméis apunte de estas claves dependiendo a lo que estéis buscando.

Si demandáis seguridad y rango comprobados, comprad una batería Li-ion; pero si lo que requerís es mayor densidad de energía, lo apropiado es una batería LCO; aunque si queréis fusionar rendimiento con seguridad, nada como una batería LiMg204, pero recordad que es muy nueva, al igual que la prometedora batería Li-pol.

Capacidad de una batería para bicicleta eléctrica

Si tenéis en mente emprender un viaje en vuestra bici eléctrica, es menester que le echéis un vistazo a la capacidad de vuestra batería, ya que es el factor que os estipulará el disfrute de vuestra travesía.

Seguramente, estaréis al tanto de la teoría universal basada en que a mayor tamaño de la batería, mayor es su capacidad de contener electricidad y con ello mayor autonomía.

Lo más eficaz para conocer la capacidad de una batería, es que multipliquéis los voltios por los amperios. El resultado, representa los kilómetros de autonomía.

Eso sí, tened en cuenta que otros factores, como, la antigüedad de la batería, vuestras paradas y arranques, vuestro peso corporal y el uso desmedido de la batería sin pedalear, podrían originar menos autonomía.

 

Vida útil de una batería para bicicleta eléctrica

Es importante que sepáis que la vida útil de la batería se especifica en ciclos.

Un ciclo completo es una carga y descarga completa de la batería.

Claro está, existen otros factores que determinan la vida útil de una batería, incluyendo el hecho de alguna anomalía de fábrica o daño por agente externo, entre otros.

Así que no dejéis de echarle un vistazo a las especificaciones de la batería y/o anotaciones de su fabricante. Pero tampoco quiere decir que si la batería tiene una capacidad de entre 500 y 1000 ciclos, al llegar a dicho ciclo presenciaréis la muerte de dicha batería.

Pues, no. Ese número es una guía que a la vez te hará saber cuándo necesitaréis remplazar la vieja batería por una nueva.

Incluso, una señal de que vuestra batería está por sucumbir, es que almacene menos electricidad. Y esto lo podéis distinguir al momento en que la batería comience a cargarse más rápido que lo normal.