Beneficios de Aprender a Tocar Guitarra Eléctrica Que Os Animarán En Gordo

En un hecho que la música es maravillosa, a tal punto que aparte de haceros evocar momentos especiales, es capaz de alegraros, animaros o hasta entristeceros. Beneficios-De-Aprender-A-Tocar-Guitarra-EléctricaPero si más que escucharla os apasiona hacerla, qué mejor que poneros manos a la obra.

A mí, particularmente, me encantan los instrumentos de cuerda; y entre ellos, la guitarra. Mi primer contacto fue con una guitarra acústica, pero definitivamente no era el sonido con el que quería evolucionar.

Y muestra de ello, fueron los intentos fallidos en tratar de tocar las canciones de mis grupos favoritos de rock y metal.

A partir de allí, decidí comprar una guitarra eléctrica y aprender todo sobre ella.

Más a allá de practicar el armado de acordes en su cuello o las diferentes técnicas entre sus cuerdas, entre otras cosas, me he dado a la tarea en considerar los beneficios de aprender a tocar guitarra eléctrica. ¿Imagináis algunos?

Os invito a echarle un vistazo a esta lista, a continuación.




Podríais materializar sueños

Seguramente, estáis pensando en que podríais convertiros en estrella de Rock. Pues, no es un imposible; sin embargo, para lograr ese sueño u otro que tengáis ligado a este maravilloso instrumento musical, es que cojáis la guitarra eléctrica y comencéis a practicar.

Muchas personas mantienen que lo más recomendable es iniciarse con una guitarra acústica; y tras haber experimentado los principios básicos, pasarse a la guitarra eléctrica.

Pero si vuestro caso es como el mío, que os encanta el hard rock y producir sonidos heavy, por ejemplo, ¿para qué dejarlo para después? ¡Coged una guitarra eléctrica, enchufadla y comenzad!

Eso sí, precisaréis ganas, paciencia y muchísima constancia. Después de allí, a por comeros el mundo, ya sea sobre un escenario frente a miles de personas, alternando con otros artistas, grabando tu propia música o formando parte de una gran banda, entre otras cosas.

Tocaríais con mayor facilidad

Con esto, no quiero forjaros falsas expectativas en que al primer día ya os vais a convertir en todos unos cracks marcando acordes o punteando. Me refiero a que por la estructura de la guitarra eléctrica, se os hace más cómodo pasear vuestros dedos entre los trastes.

Os hablo de que una guitarra eléctrica -a diferencia de una acústica- generalmente tiene el cuello y el cuerpo es más delgado, las cuerdas son más livianas y más cercanas unas de otras.

Definitivamente, que toquéis una guitarra eléctrica es muchísimo más confortable y os aseguro que os animará a continuar evolucionando, a tal punto que hasta aprendáis a configurar y mantener vuestra guitarra al día y corregir algunos inconvenientes cuando se presenten.




Controlaríais el volumen

Aunque evidentemente una guitarra eléctrica es potencialmente más ruidosa que una acústica, nuestra protagonista tiene un plus que la otra ni en sueños: la posibilidad de conectarle al amplificador unos auriculares y de esta manera tocar en modo silencioso.

Así, podríais practicar cuando queráis, incluso, sin riesgo a molestar a tu familia y vecinos mientras duermen. Basta con que adecuéis el volumen y listo.

Os haríais con más opciones musicales y de sonido

Por esencia, la versatilidad de una guitarra eléctrica es ley; y en adición a un buen amplificador y quizás algún accesorio, como, un pedal de efectos, por ejemplo, tendríais un dilatado abanico de posibilidades para experimentar con diversos estilos de música, tonos y sonidos.

Os tocaría lograr la configuración adecuada y listo. Podríais conseguir sonidos limpios para alguna balada pop o pieza clásica; o incluso, hacer vibrar a todos con un grunge.

Todo está en hacia dónde os lleve vuestros gustos e inspiración.

Y si pensáis que hay más beneficios de aprender a tocar guitarra eléctrica, no dudéis en compartirlos con nosotros.