La Guía Definitiva Para Cuidar Tus Pies Cuando Vas De Excursión

Imagínalo: Un cielo azul intenso, frente a ti un lago pacífico y cristalino, el canto de las aves, el aire fresco y un paisaje natural extraordinario que se extiende por kilómetros; la hermosa vista es la recompensa de cada excursionista que se atreve a disfrutar las aventuras al aire libre.

No hay herramienta más importante para los excursionistas que sus pies, por esa razón cuidar de ellos es fundamental para que puedas viajar, explorar y navegar los terrenos más agrestes sin problemas.

Súmale kilómetros a tu recorrido y experiencias a tu vida, y no permitas que una pequeña lesión, un calzado inadecuado, la humedad o las condiciones climáticas arruinen la aventura de senderismo.




Medidas preventivas

medidas-preventivas

Una persona promedio caminará a lo largo de su vida más de 160.000 kilómetros, distancia que equivale a dar 4 vueltas alrededor del globo terrestre.

Ahora, si hablamos de un atleta la distancia y la cantidad de pasos aumenta, especialmente los excursionistas, quienes suelen hacer rutas de hasta 20 km diarios.

El senderismo y la mochila presentan desafíos incluso para los pies más sanos y mejor acondicionados. Llevar tu mochila puede crear cambios en el centro de gravedad del cuerpo que afectan significativamente la marcha, por eso es importante tomar las medidas preventivas y estar lo mejor preparados para la aventura.

Si no estás preparado, el camino puede dar una paliza a tus pies: las ampollas, las lesiones y las torceduras de tobillos son resultados comunes.

Ahora compartimos contigo un par de consejos que pueden hacer que tu caminata sea más segura y agradable.

En primer lugar, necesitarás botas de montaña de calidad  y calcetines acolchados diseñados específicamente para este tipo de actividades, la queja más común entre los excursionistas es la formación de ampollas.

Es muy importante contar con las botas y los zapatos adecuados, esto generalmente significa ir a una tienda especializada y encontrar un vendedor con experiencia que pueda orientarte en la selección. Usar calcetines técnicos que absorban la humedad de la piel es primordial.

Además, si tu piel se irrita y comienzan a aparecer los primeros signos de una ampolla, debes tratar la zona de inmediato, una vez que la ampolla esté completamente formada, será mucho más difícil remediar la situación.

Asimismo, resulta conveniente mantener las uñas de tus pies cortas y evitar los bordes afilados que puedan causar alguna herida en las zonas adyacentes.

Calcetines limpios, secos y calentitos

Calcetines-para-botas-de-senderismo

Aunque a simple vista los calcetines parecen ser una indumentaria deportiva insignificante, la calidad y los niveles de comodidad que te ofrecen tienen un impacto considerable al momento de disfrutar plenamente la experiencia al ir de excursión.

Contar con los calcetines adecuados mantendrá tus pies cómodos, secos, calentitos durante los meses fríos y libres de ampollas. Para elegir los mejores calcetines de senderismo, es importante considerar algunos factores, tales como:

La altura del calcetín:

Será conveniente elegir unos calcetines tan altos como tus botas de montaña, ya que de esa forma evitarás la abrasión que causa el roce constante entre la piel y la textura áspera del calzado.

El material:

Puedes elegir entre calcetines de lana, poliéster, seda y spandex. Cada textil ofrece diferentes ventajas a los usuarios.

Los calcetines de lana, por ejemplo, son geniales para regular la temperatura corporal en los climas fríos y ofrecen una excelente amortiguación.

Mientras que los calcetines de poliéster, asilan, absorben la humedad y se secan rápidamente.

Ajuste:

Es de los factores más importantes, un buen ajuste sobre tus pies evitará la formación de ampollas y lesiones.

Ante circunstancias adversas, si al cruzar un arroyo tus calcetines terminan empapados, es fundamental que te los quites y permitas que tus pies se ventilen, deja secar tus calcetines por completo antes de volver a usarlos o reemplazalos por unas medias secas y limpias para continuar la ruta.

Manejo y control de los niveles de humedad

Los excursionistas con experiencia están familiarizados con el poder de la naturaleza y reconocen que muchas veces la misma se impone, no importa que tu indumentaria deportiva sea la más especializada del mercado, salir de excursión implica lidiar con las rigurosidades de estar al aire libre.

Independientemente del calzado que elijas para una caminata larga, es probable que tus pies terminen mojados hasta cierto punto, bien sea por un cruzar un río, caminar sobre el pasto mojado o por una lluvia repentina a mitad de camino; cuando los intentos por mantener tus pies secos resultan inútiles es necesario cambiar de estrategia.

Elige un plan B para tu calzado, además de tus botas de montaña resulta conveniente contar con un calzado ligero que no sea impermeable, provisto de un buen sistema de ventilación y drenaje, y que además se seque rápidamente.

Los zapatos de agua para senderismo y las sandalias de excursión ofrecen la protección que necesitas en estas situaciones, y lo mejor es que no ocupan mucho espacio en tu mochila.

Recuerda usar calcetines de lana merino, éstos son capaces de proteger la capa externa de la piel de la humedad.

Si ya te mojaste los pies, toma un descanso y permite que se sequen al aire libre. También es importante que al momento de descansar, uses calcetines secos y calientes que le brinde a tus pies un tiempo necesario de recuperación.

Aplicar bálsamos hidratantes y aceites esenciales resulta beneficioso para reducir la maceración y evitar la formación de grietas dolorosas en la piel.

Calzado a prueba de kilómetros

trekking

El equipo más básico y esencial con el que cada excursionista debe contar es un calzado de buena calidad, cómodo y a prueba de kilómetros.

No hay dos pares de pies iguales, así que de nada sirve que uses una botas de montaña prestadas, recuerda la forma de los zapatos se vuelve única para cada usuario,  a través del uso frecuente y durante el período de ruptura del calzado.

Si eres un excursionista aficionado que no planea  realizar caminatas largas y difíciles, entonces bastará llevar contigo los tenis que usas para ir al gimnasio ; pero si eres un amante del senderismo, vale la pena invertir en una botas especializadas que puedan adaptarse a diferentes tipos de terreno y a las condiciones climáticas más rigurosas.

El calzado elegido debe ofrecerle a tus tobillos el apoyo que necesitan para evitar lesiones y torceduras al caminar.

Recuerda que el factor más importante es el ajuste del calzado sobre tus pies. Un bajo costo y un peso liviano son insignificantes si las botas terminan irritando y lesionando la piel.

Ningún ahorro vale una excursión arruinada, por eso es determinante elegir un calzado de calidad.