11 Errores Que Puedes Estar Cometiendo Al Bañarte y Que Dañan Tu Salud

Todos amamos darnos una buena ducha. Bien sea al despertarnos en la mañana, antes de acostarnos a dormir por la noche o luego de una agotadora sesión en el gym. Lo cierto es que cada uno de nosotros tenemos rituales muy particulares, pero existen cosas que debemos dejar de lado.

Tal vez no te hayas dado cuenta, pero alguna de las prácticas que realizas bajo la regadera, te pueden estar afectando de manera negativa.

Sigue leyendo y descubre algunos de los errores más comunes que hemos cometido todos al momento de bañarnos.




1. La temperatura del agua está demasiado alta

errores-que-cometes-al-bañarte

Una ducha caliente se siente muy bien en una fría mañana de invierno o después de un largo y duro día de trabajo, pero debes saber que no es buena para la piel,ni para el cabello, ya que tiende a eliminar demasiados aceites naturales.

También causa que la dermis se ponga roja debido al aumento de la circulación sanguínea, lo cual crea una respuesta inflamatoria que puede resultar en un sarpullido y/o picazón.

Lo mejor será que intentes mantener la temperatura tan fresca como puedas manejarla, especialmente si eres propensa a la resequedad.

 

2. Te frotas de forma demasiado agresiva

Muchas personas se vuelven demasiado agresivas con la toallita de baño y/o la esponja vegetal. Las alcachofas de baño,son realmente malas para la piel, con la excepción de las plantas de los pies.

Esto se debe a que son demasiado ásperas y si bien pueden eliminar la piel muerta, también pueden acabar con la barrera protectora natural de la epidermis. Recuerda que cuanto más te friegues, más probable es que produzcas un exceso de sebo.

Si debes frotarte con estas esponjas, hazlo suavemente y recuerda que tanto ellas como las toallitas, son un caldo de cultivo para las bacterias, así que lávalas con agua caliente después de usarlas 3 veces.

Esto no sólo eliminará las bacterias, sino que también ayudará a eliminar el olor a moho.

 

3. Te lavas el pelo todos los días

lavar-el-cabello

¿Estás saltando en la ducha todos los días y lavándote el cabello cuando lo haces? Esa no es la mejor idea si quieres tener una melena sana y atractiva. Los expertos especializados en el cabello y el cuero cabelludo, dicen que eso es un gran NO.

Si tienes el cabello fino, no deberías lavarte con champú más de dos veces por semana; esto es para ayudar a mantener la producción natural de aceite del cabello y lograr un equilibrio en la hidratación.

Si tienes el pelo rizado o áspero, se recomienda lavarlo con champú sólo una vez a la semana, ya que toma más tiempo establecer una cantidad suficiente de aceites naturales.

Si no puedes aguantar tanto tiempo, trata de refrescarte la melena a mediados de la semana aplicando sólo un acondicionador y enjuagándolo a fondo.

 

4. No estás enjuagando lo suficientemente bien

Hablando de enjuague, asegúrate de que todos los productos que utilices en la ducha se enjuaguenbien, ya que los residuos persistentes pueden provocar irritación y obstrucción de los poros, lo que puede producirte acné.

Si eres propensa a tener granos en la espalda, esa puede ser la razón, entonces enjuaga tu pelo de lado, de manera que los productos vayan directo hacia el desagüe y no bajen por tu espalda.

 

5. Usas tus uñas para lavarte el cuero cabelludo

uñas-para-lavarte-el-cuero-cabelludo

Un exfoliante de cuero cabelludo se siente fabuloso, pero no uses las uñas ya que causa mucho daño.

Esto se debe a que al rascarte el cuero cabelludo, podrías causar descamación. Evita entonces usar las uñas y emplea sólo las yemas de los dedos para hacer espuma cuando laves tu cabello con champú.

 

6. Puedes cantar un disco entero en la ducha

Aunque no hay nada malo en cantar en la ducha, de hecho, si puedes cantar un álbum entero o incluso la mitad de él, estás ahí demasiado tiempo.

Sí, se siente bien relajarse bajo las gotitas, pero permanecer demasiado tiempo te resecará la piel. Trata de limitarte a 10 minutos, eso te dará tiempo de cantar por lo menos dos o tres canciones mientras te lavas, acondicionas y enjabonas.

 

7. Estás exagerando con el gel de ducha

A algunas personas les encantan los geles de ducha. Tal vez sea el olor o la diversión de enjabonarse, es difícil de decir, pero a menos que tengas tres años y estés jugando en la bañera, realmente no hay excusa.

Tiene el mismo efecto que permanecer en la regadera demasiado tiempo usando agua caliente, es decir, despoja tu dermis de sus aceites naturales que son necesarios para que se mantenga saludable.

 

8. Esperas demasiado para hidratarte

tomar-una-ducha

Vale, técnicamente esto es después de tu ducha, pero sigue siendo parte de toda la experiencia. Los expertos dicen que debe hacerse casi inmediatamente luego de salir, es decir, no más de tres minutos.

Esto con el fin de que tu epidermis no pierda humedad con el aire. Lo que debes hacer entonces, es palmearte suavemente el exceso de agua, dejando que queden algunas gotas; luego aplica una cantidad abundante de crema hidratante para atraparlas.

Aprovechar el calor ambiental de la ducha y su humedad, ayudará a la piel a absorber la crema hidratante. Si la epidermis se reseca o se agrieta, pueden entrar bacterias y alérgenos, lo que hace que este sea un paso que nunca se debe omitir.

 

9. Te enjabonas todo el cuerpo

enjabonas-todo-el-cuerpo

El jabón está diseñado para disolver el aceite y la suciedad con la finalidad de que el agua pueda lavarlos, pero como la piel de tus extremidades no tiene mucho aceite que perder, cuando limpias tus brazos y piernas los deja secos.

Lo mejor será que trates de limitar su aplicación para las partes aceitosas y olorosas, tales como los pies, las axilas, los glúteos, la ingle y la cara.

 

10. No estás siendo lo suficientemente gentil con la toalla

Si te estás secando vigorosamente con una toalla luego de usar la ducha portátil, podrías empeorar los problemas de la dermis reseca y la picazón;en su lugar, seca suavemente con palmaditas.

También es importante tener en cuenta el cabello. Si estás envolviéndolo en una toalla o secándolo demasiado intensamente con ella, puede provocar daños y roturas.

Si realmente quieres algo para envolverte el pelo, usa una toallita de microfibra ya que es menos esponjosa que una normal, pero es mucho mejor ya que absorbe el agua más rápido sin necesidad de frotarla, lo que también significa menos rotura y menor cantidad de frizz.

 

11. Usas jabón desodorante

Este tipo de cosmético no es la mejor opción ya que las fragancias tienden a eliminar la humedad de la epidermis, lo cual puede causar descamación, sequedad y picazón extremas.

La próxima vez que vayas de compras, ten cuidado con ingredientes tales como: triclosán, formaldehído y losparabenos, ya que son conocidos por causar sequedad anormal y dermatitis, sin mencionar lo que hacen a tu saluddebido a que esas toxinas se filtran directamente en tu piel.