14 Consejos Saludables De Navidad Para No Engordar La Panza

Las celebraciones de las fiestas decembrinas, además de ser uno de los momentos más especiales del año, también se han convertido en la excusa perfecta para salirnos de toda norma en cuanto a alimentación. Deliciosos platillos, abundantes postres y bebidas, llegan acompañados con las promesas de fin de año para perder los kilos ganados en esta temporada.

Pero no te preocupes, siguiendo estas recomendaciones podrás disfrutar estas navidades sin arrepentimientos.



1. Control de porciones

comida-navideña

Para empezar, es importante que realices un correcto control de porciones tanto en casa como en las reuniones o salidas que planifiques durante las fechas navideñas. La idea no es restringirte, sino buscar equilibrio en el consumo de los alimentos y bebidas tradicionales de ésta época.

Un buen consejo es no saltarse ninguna comida, servirse pocas cantidades. En el caso de asistir a alguna reunión con tus amigos, familiares o compañeros de trabajo, es una gran ayuda el ingerir sopa, ensalada o un pequeño bocadillo antes de salir. Procura no ir con el estómago vacío, ya que esto despierta el impulso de comer más de lo requerido por el organismo.

Al momento de la cena de Noche Buena y Año Viejo, se recomienda degustar pequeñas cantidades de los diferentes platillos, así habrás probado de todo, sin exageraciones que te lleven a terminar con una detestable indigestión.

2. No te saltes tus entrenamientos

gimnasio-lleno-de-mancuernas

Para que los hábitos  no se alteren, es fundamental que continúes tu rutina de entrenamiento. En caso de que no tengas  tiempo de ir al gym, puedes planear algunas repeticiones en casa a primera hora del día o luego de la jornada de trabajo.

Con solo 20 minutos de ejercicio tu cuerpo tendrá la capacidad de quemar las calorías extras y de esta manera, continuarás manteniendo un buen ritmo en la digestión y apetito. Podrás apoyarte con repeticiones sencillas para trabajar esencialmente la zona abdominal.

Se trata de mantener la práctica con mucha creatividad y ánimo. Si tienes niños, puedes incluirlos en estas prácticas. Así, además de fortalecer los lazos de unión en la mejor época de año, ayudarás a mantener a la familia en forma.

3. Mantener registro

registro-de-desarollo

Se hace necesario antes de iniciar el mes de diciembre, tener un registro del desarrollo y avance de tu plan de entrenamiento. Esto te ayudará a que las metas a proyectar en el último mes del año sean claras y fáciles de cumplir.

En cuanto a la alimentación, puedes hacer una relación de cuantas calorías estás consumiendo regularmente, para saber si debes disminuirlas un poco o mantenerlas. El propósito no es iniciar un año con exceso de peso, pérdida de masa muscular o apático por obligarte a un fuerte plan de ejercicios.

Es bueno que prestes atención al momento de comer dulces, chocolates, alimentos con alto porcentaje en grasa saturada y en especial a las gaseosas. Son estos elementos los que podrían llevarte a registrar un aumento rápido de peso y volumen abdominal. Lo que si es cierto es que después de tanto esfuerzo, no deberías finalizar la temporada con aumentos evidentes.

Hay que entender que no se trata de establecer un régimen estricto, simplemente mantén un registro mental que te ayude a recordar y comparar todos esos postres o comidas extras que consumiste en las últimas 48 horas. De esta manera podrás equilibrar, comparar y seleccionar de la mejor manera los alimentos que estás próximo a ingerir. Se consiente y evita los abusos que en ningún caso te traerán buenos resultados.

4. No vayas a ninguna parte hambriento

hombre-comiendo-una-galleta

En navidad los horarios y compromisos pueden sufrir cambios repentinos, aparecen miles de imprevistos y la rutina queda en el pasado. Lo mejor es tener en casa una serie de alimentos fáciles de preparar y que puedas llevar cómodamente en la bolsa.

Puedes optar por semillas, frutos secos o barras energéticas. Lo importante es que mientras estés en la calle el estrés no te invite a comer alimentos poco nutritivos, que más allá de aportarte salud te ayudarán es a subir de peso rápidamente. No dejes por fuera las infusiones, las cuales puedes preparar en casa y llevarlas a donde tengas programado asistir durante el día en pequeños botes.

Adoptando opciones naturales  no estarás tentado a comer en la calle o en el peor de los casos, a saltarte una de las tres importantes comidas del día. Además de obtener una buena hidratación estarás consumiendo especias que perfectamente contribuyen a que tu salud no se quebrante. Es hora de ir al supermercado y comprar esas pequeñas y prácticas meriendas que te sacarán de apuro y que te harán sentir satisfecho en todo momento.

5. Comer despacio

El comer despacio siempre ha sido una clave para hacer una buena digestión, saborear los alimentos y para evitar comer más de la cuenta. Trata de alcanzar la tranquilidad al momento de comer así tengas miles de compromisos que cumplir. Puedes incluso aprovechar para conversar con otras personas entre cada bocado, estableciendo pausas prolongadas que aprovecharás para mejorar los tiempos de digestión.

Como te recomendamos anteriormente, toma pequeños bocados y come lentamente. De esta manera tendrás garantizado que consumirás lo necesario sin llegar a los excesos. Al finalizar un platillo, toma un descanso prudencial antes de probar uno nuevo. Con esto aprenderás a disfrutar de todos esos ricos sabores tan característicos de estas fiestas mientras cuidas de tu salud.

6. Beber con sensatez

brindis

Cuando hablamos de excesos no solo nos referimos a los alimentos, y es que las bebidas también forman parte de todos aquellos desenfrenados consumos que realizamos en esta fría pero alegre época del año.

Los licores nos ayudan a relajarnos y establecer lazos sociales, al tiempo que aumentan la temperatura de nuestro, pero tienen un aporte calórico importante que se suma a todo lo que solemos comer. Por esta razón y para que no perdamos la cabeza, es necesario que su ingesta sea haga con mucha sensatez y moderación.

Hay quienes recomiendan beber un vaso de agua por cada trago los días siguientes a las celebraciones. Con este tip podrías  disminuir  la carga energética que adquiriste mientras brindabas con tus familiares.

Si por el contrario no te gustan este tipo de bebidas, puedes optar por algunas infusiones, chocolate caliente o zumos frescos. De esta manera, mantendrás una correcta hidratación y calor en tu cuerpo. Si puedes evitar refrescos o mezclas artificiales, mejor.

7. Planea por adelantado

No está demás que desde ahora vayas planeando los tipos de alimentos que prepararás durante el mes de diciembre. Construye un menú balanceado y apto que no conlleve a excesos en condimentos, grasas y colorías.

Esta es una muy acertada decisión en caso de que tengas en casa a niños, porque más allá de que  estarás cuidando tu bienestar, le estarás garantizando una buena nutrición, sin contar con la enseñanza y ejemplo que adquirirán para que a futuro conozcan cómo  establecer buenos hábitos alimenticios en estas celebraciones.

Como aun estás a tiempo, puedes ir comprando, clasificando y refrigerando para que los apuros o imprevistos no te lleven a cometer errores.

8. Aprovecha los súper alimentos que te rodearán en Navidad

postre-de-navidad

Como se trata de disfrutar sin que las restricciones nos amarguen, aprovecha los nutrientes sanos con los que puedes complementar tu cena navideña sin reducir los sabores.

El aceite de oliva es uno de los acompañantes perfectos para preparar y condimentar tus preparaciones. No dudes en incluirlo en tu lista de componentes esenciales para esta temporada, ya que estarás consumiendo a uno de los principales protagonistas en la lista de los súper alimentos.

Las nueces, avellanas y demás frutos secos, también son una buena elección en esta festividad. Estos, son una extraordinaria fuente de antioxidantes  que le dan ese toque decembrino a nuestros preparados. Intenta probarlos en su estado más neutral, sin sal o azúcar. Hacen maravillas en momentos de antojo.

9. Aumenta tu consumo de frutas y verduras

El consumo tanto de frutas como de verduras no debemos abandonarlo en ninguna época del año y esta no puede ser la excepción. Quizás lo desconozcas pero ambas opciones nos pueden ayudar a alcanzar un equilibrio en la ingesta de alimentos de altas calorías.

En caso de asistir a una cena en la que hayas olvidado o ignorado tu plan alimenticio, puedes relajarte y ejecutar al día siguiente una dieta estricta en frutas, vegetales y verduras, para nuevamente retomar la rutina que venías desarrollando.

Los zumos son una buena alternativa a primera hora del día. Con estas bebidas nivelarás tus valores, además que mantendrás a raya las bebidas alcohólicas y las gaseosas, ricos en componentes químicos y artificiales.

10. Mantén comida saludable en casa

comida-sana

No hay inconveniente en aumentar el consumo de cereales, nueces y demás semillas en la celebración navideña. De hecho, puedes considerarlo como un reemplazo de las galletas, chocolates y demás dulces a los que muchas veces nos volvemos adictos.

Además de ser deliciosos y de sabores variados,  te garantizarán bienestar a ti y tu familia, pues lo niños también deben incluirlos en su dieta diaria.  De esta manera, tu estómago estará satisfecho y no te obligará a buscar  el comer más alimentos con poca calidad vitamínica.

11. Ser realista

Independientemente de la meta o  plan que te establezcas para estos últimos días del año, es imprescindible que seas realista y te prepares para lo que serán los días previos y posteriores a Navidad.

Las actividades físicas son renovadoras, y bien podrías programar aumentar por lo menos 20 minutos de cardio y mantener un consumo de agua y frutas equilibrado. Ten seguridad que tu cuerpo y piel te lo agradecerán.

12. Ideas para apoyar

En caso de que tengas previsto que las celebraciones se realicen fuera de casa,  te aconsejamos revisar tu recetario y preparar un platillo que a todos agrade y que puedas comer sin ninguna preocupación. Está en ti está la creatividad y el ingenio para mantener la tradición y el deleitarte con los manjares propios de la navidad.

Una buena opción es visitar a todos esos mercadillos de Navidad que siempre están cerca de casa y que  normalmente reúnen productos que alegran nuestro paladar sin poner en riesgo nuestra salud. Muchos son creaciones artesanales que muy bien podrías mezclar con tus recetas de cocina.

En esta temporada los grandes almacenes también empiezan a exhibir las mejores opciones para regalos de navidad y en sus anaqueles siempre incluyen una lista de productos saludables que seguramente vale la pena revisar. Allí podrás encontrar artículos tradicionales y las ediciones especiales para esta temporada.

13. No te deprimas

una-mujer-triste

Como lo que buscamos son opciones que te permitan disfrutar de estas fechas sin la preocupación de que luego cargarás con kilos adicionales y malestares emocionales, es importante que no te desalientes y que asumas con buena aptitud el reto que estás próximo a iniciar.

No se trata de angustias, sacrificios ni mucho menos de restricciones severas, sino de prevenir que termines el año con un lío por el abandono de tus cuidados y del aumento desmesurado de kilos.

El aspecto emocional no puede quedar por fuera en ningún plan nutricional, por ello es recomendable que te  auto chequees y así determinar si estás preparada para asumir con fuerza de voluntad las principales acciones para disfrutar sanamente de la Navidad.

14. Hacer algunas sustituciones saludables

Esta es una buena opción que todos pueden desarrollar sin contratiempos. No te generará gastos adicionales ni te suprimirá el deseo de compartir con tus seres queridos las comidas y  postres típicos de la época.

Lo esencial es disminuir las calorías y en el caso de los dulces, puedes sustituir el azúcar  por miel, yogurt natural, esencias frutales y zumos. Para las comidas, puedes  bajar la cantidad de sal y aumentar las porciones de frutos secos, vegetales y hortalizas. Las frituras se reemplazan muy bien con las brasas o a la plancha.

Estamos seguros que con ingenio y creatividad estas festividades las disfrutarás al máximo, sin que algún exceso  te obligue a lucir un holgado jumper de navidad para hombre ni que tengas que pagar con sacrificios mayores en este nuevo año.