5 Consejos Estupendos Para Disfrutar Una Vida Sin Redes Sociales

En la última década la forma de comunicarnos ha cambiado por completo, la tecnología se ha integrado a nuestras vidas permitiéndonos hacer cosas maravillosas e impensables para el hombre de hace algunos años, atrás quedaron las distancias y las barreras geográficas, hoy puedes estar en contacto con tus seres queridos de forma inmediata, sin importar que estén al otro lado del mundo.

Con los avances tecnológicos han llegado innumerables beneficios, pero también es cierto que cada vez dependemos más de la conexión digital para intentar satisfacer las necesidades de nuestro ser interior.

No importa cuán inteligente sea tu teléfono, él no tiene la respuesta para tu felicidad.

Si nos detenemos a pensarlo, seremos capaces de ver cómo en los últimos años los dispositivos inteligentes y las redes sociales van conquistando cada vez más espacio y tiempo en nuestras vidas.

Es difícil usar la tecnología de manera consciente, la mayoría de nosotros pasamos mucho tiempo a lo largo del día mirando las pantallas, desarrollando un apego poco saludable a las redes sociales.

Las estadísticas demuestran que cuando llega el momento de descansar, muchas personas prefieren dormir con el teléfono al lado de la cama por temor a perderse alguna llamada o mensaje de texto, otros no conciben la idea de dejar el teléfono en casa mientras van de compras o salen a hacer diligencias.

En lugar de jugar con los niños, usamos dispositivos digitales para entretenerlos. Las reuniones con los amigos no son las mismas de antes, ahora cada persona vive sumergido en su teléfono, y cuando algo increíble sucede frente a nuestros ojos, preferimos vivir la experiencia a través de un filtro digital para compartirla cuanto antes con nuestros contactos.

Compartir cada detalle de nuestras vidas en las redes sociales se ha vuelto tan natural como respirar. Ya ni siquiera lo pensamos dos veces. Pero, ¿qué pasaría si damos un paso atrás y dejamos de compartir todo con el mundo?

Nuestra felicidad no se esconde tras la pantalla de un teléfono inteligente, tampoco la vas a encontrar en el timeline de Facebook, Instagram o Twitter.

En estos tiempos vale la pena recordar que es posible llevar una vida feliz y plena sin tener que estar frente a una pantalla 24/7.

Por esa razón, nuestro equipo editorial comparte contigo 5 consejos estupendos para disfrutar de una vida sin redes sociales.




#1  Prepárate para ser olvidado… ¡Pero no por completo!

familia

Tomar la decisión de abandonar las redes sociales implica nadar contracorriente, asumir una postura poco convencional en un mundo donde la gente joven se encuentra cada día más sumergida en la realidad virtual.

Será necesario trabajar el desapego, ya que esta decisión trae como consecuencia perder el contacto con muchos conocidos… A primera vista, esto puede parecer un aspecto negativo, pero vale la pena mantener la mente abierta.

Si nos detenemos a pensarlo, descubriremos que muchas de nuestras relaciones virtuales, con amigos en Facebook, Instagram y otras redes sociales no tienen una base sólida, la amistad no va más allá de un par de comentarios y corazones compartidos.

Ahora tendrás el tiempo para nutrir y alimentar tus verdaderas relaciones con familiares y auténticos amigos, aquellos que siempre están allí para acompañarte, escucharte y aconsejarte.

No tengas miedo de perder posibles amistades, ahora que no estás encadenado a una pantalla tienes toda la libertad para salir al mundo, explorar nuevos lugares viajando, conocer otras culturas y personas, conversar, leer, bailar y probar toda la comida exótica desees.

#2 Asegúrate de tener una forma de comunicación alternativa, para mantener el contacto con tus amigos.

Hay tantas personas en nuestras vidas con las que queremos compartir y encontrarnos más seguido … Pero por alguna razón nunca lo hacemos, muchas veces nos conformamos con una breve conversación a través del chat y en otras ocasiones ni siquiera intentamos establecer el contacto.

Recuerda que para tener relaciones significantes necesitamos poner de nuestra parte, hacer un esfuerzo y dar cariño. El humano es un ser social, siempre nos sentimos más felices y a gusto cuando compartimos la vida con las personas queridas.

No permitas que esa situación se repita una vez que abandones el barco de las redes sociales, especialmente si las redes han sido tu principal medio de conexión con amigos y familiares.

Cancelar tu cuenta de Facebook no tiene que crear distancia en tus relaciones, lo único que necesitas es encontrar un método alternativo para comunicarte, en el mundo actual hay miles de opciones!

Puedes llamar por teléfono, enviar correos, mensajes de texto y mantener la conexión a través de WhatsApp… Pero si te atreves, también puedes recurrir a métodos más tradicionales.

Enviar una carta o una postal en la época actual es un detalle que no pasa desapercibido, será un gesto que ayude a reforzar la intimidad y la empatía en tus relaciones, trayendo de vuelta grandes alegrías.

#3 Encuentra fuentes alternativas de información al momento de navegar

Las redes sociales ofrecen una herramienta fácil de usar para mantenernos informados y entretenidos, no obstante, muchas veces la información que encontramos en ellas proviene de fuentes cuestionables y poco confiables.

Cancelar tu cuenta en Facebook no significa que estarás desinformado acerca de lo qué sucede en el mundo. Puedes mantener tus rutinas diarias y continuar navegando, aprendiendo y explorando el universo de información que nos regala el internet.

Consulta blogs y contenidos que sean afín con tus intereses, entra a la plataforma digital de tu diario favorito todas las mañanas y mantente informado del acontecer mundial, toma cursos y diplomados en línea que te ayuden a fortalecer las habilidades de tu carrera profesional.

Si lo que buscas es entretenimiento, la web te ofrece una marea de opciones desde conferencias TED, películas, cortometrajes, videojuegos, rompecabezas, audiolibros y comunidades inmensas dedicadas a cualquier tema interesante sobre el que desees profundizar.

#4 Encuentra un nuevo pasatiempo, uno que no te encadene  a una pantalla

lee-un-libro

Las personas que tienen pasatiempos tienen experiencias e historias que pueden compartir con otros, llevan vidas relajadas y con bajos niveles de estrés ya que encuentran placer y alegría al hacer actividades que no están asociadas al trabajo y a las obligaciones del día a día.

Tener un pasatiempo va a enriquecer tu vida, te dará algo divertido que hacer durante tu tiempo libre y te brindará la oportunidad de aprender nuevas habilidades.

Somos muy afortunados de vivir en la época actual, el mundo de ahora está lleno de actividades maravillosas y emocionantes que podemos explorar y adoptar como propias.

Ponte en marcha, actívate a correr todas las mañanas, aprende a bailar tango, lee más libros, cocina nuevas recetas, inscríbete en un curso de cerámica, aprende a tocar el ukelele… Las opciones son infinitas y existe una apropiada para cada persona.

Puedes también, enfocar tu nuevo pasatiempo en la actividad física, recuerda que hacer ejercicio te mantendrá saludable y feliz.

No esperes más para comenzar una sesión de entrenamiento físico con amigos, equipa tu garaje con una máquina de remar , una bicicleta de asalto o un saco de boxeo y ponte en forma mientras compartes momentos divertidos e inolvidables.

#5 Recuerda lo más importante: ¡Diviértete!

¡El juego y la diversión son asuntos serios! Entendemos que suena incongruente, una paradoja absoluta… Pero es cierto, la diversión es un verdadero banquete para el cerebro, un festín que muchas veces involucra todos nuestros sentidos alimentando nuestro cuerpo y también nuestro espíritu.

Por eso es de vital importancia permitir que la alegría, el juego y la diversión se expandan en nuestras vidas y que no estén exclusivamente conectados a la realidad virtual.

La diversión va más allá de tomar el selfie perfecto para compartirlo en Instagram… Para divertirnos a veces es suficiente ponernos un par de zapatillas deportivas y pasar un día en el campo, caminando y jugando con nuestras mascotas, otras veces encontrarás la diversión en leer de nuevo tu obra favorita o  en ver una buena película en compañía de amigos.

No importa cómo llegue la diversión, lo importante es que llegue. Divertirse aumenta los niveles de serotonina en el cuerpo humano, recordemos que a la serotonina se le conoce como “la hormona de la felicidad”, es una sustancia química que regula muchos de nuestros procesos más básicos, como los patrones de sueño, la memoria, la temperatura corporal y el estado de ánimo.

Divertirte y relajarte al hacer actividades que disfrutas aumenta naturalmente los niveles de serotonina del cuerpo, te hará sonreír como un tonto y disfrutar las cosas buenas de la vida.