Guía De Purificación De Agua Al Aire Libre Para Cuidar Tu Salud

Si eres de los que les gusta elaborar un plan de supervivencia al acampar en la naturaleza, debes tener en tu lista de prioridades un buen sistema para purificar el agua que consumirás durante esos días.

A pesar de que puedas encontrarte cerca de algún pozo o manantial cristalino, no hay garantía que ofrezcan las condiciones mínimas de salubridad para beber de ellos. Presentamos para tu tranquilidad las siguientes alternativas:




Métodos de purificación

bolso-de-excursion-con-agua

Afortunadamente existen diferentes procedimientos que nos permiten purificar el agua y así hacerla acta para el consumo humano. A continuación, te describimos las ventajas y limitaciones que reúne cada uno:

El primer método consiste en someterla a altas temperaturas hasta que hierva. Esto tendrá como efecto inmediato la eliminación de todos los organismos patógenos transmitidos por el agua. Para ello, es necesario mantenerla en ebullición constante por al menos 5 minutos o hasta que observes la aparición de burbujas. Una vez que culmine, deja enfriar naturalmente y notarás un cambio en color y sabor.

Quizás en un principio esta pequeña alteración en el gusto te generará rechazo, pero verás cómo después de cierto tiempo te vas acostumbrando. De acuerdo a expertos y organizaciones de salud, es la mejor solución a la que puedes optar en espacios abiertos, además de que es asequible, y no te generará mayores costos para su realización.

Solo requerirás una olla o recipiente que permita reunir un gran volumen de agua y una estufa que funcione con combustible. También, podrás realizar el procedimiento sobre una pequeña hoguera. Los contras que quizás podrás encontrar en este método es que requiere de tiempo para su realización y disfrute, pues debes dejar enfriar.

Por si no lo sabías, en el mercado también puedes adquirir un hervidor eléctrico para estos propósitos. Estos equipos se asemejan a las cafeteras convencionales, solo que están diseñados para reunir varios litros de agua que se someterán a ebullición empleando sistemas digitales muy modernos. Se consiguen entre 11 y 70 Euros, según las características que presenten.

Algunos de estos incluyen filtros, que reducen las posibilidades de encontrar sedimentos. Muchos funcionan con baterías recargables, así que los podrás llevar a donde desees.

Como segunda opción tienes los tratamientos con cloro. Esta pudiese ser la acción más efectiva contra todas las bacterias y microorganismos, aunque no es muy recomendada en el caso de mujeres embarazadas, con problemas de tiroides o para un uso prolongado. De acuerdo a las evaluaciones que se han realizado a este modo de purificar el agua, se dice que no logra limpiarla de forma eficiente, sino que ayuda a eliminar a sus sedimentos.

Su consumo no puede ser inmediato, sino que es necesario dejarla por un tiempo para que logre su efecto. Hay personas que acostumbran a mezclarlo con una pequeña porción de yodo, sin embargo, no es recomendable ya que deja un sabor muy fuerte, además de que hay posibilidades de que se presenten casos de alergia por esta combinación creando un mal superior al que evitábamos.

Entre sus cualidades de purificación del agua, estudios revelan que el cloro ayuda a eliminar los malos olores y las partículas que llegan a causar enfermedades como, por ejemplo, la amibiasis. Si este método te brinda confianza, entonces te recomendamos que utilices filtros especiales, especialmente para el líquido que destinarás para tu hidratación o preparación de alimentos. Puedes utilizarla sin ninguna preocupación para tu aseo personal y limpieza en general.

Para tratar el agua clorada es necesario comprar pequeños filtros por tan solo 20 Euros, estos vienen individualmente o incluidas en algunas presentaciones en forma de kit, siendo esto último lo más rentable ya que te evitará hacer una inversión que puede llegar a 170 Euros, asumiendo un costo único.

Por otra parte, tenemos al yodo, que tiene una vida útil de unos 4 años, brindándote la oportunidad de aprovecharlo en una buena cantidad de paseos.  Este es muy liviano y para su preparación solo debes mezclarlo con el agua, agitar vigorosamente y esperar 30 minutos antes de beber.

La tercera opción a tu disposición son las tabletas neutralizantes o pastillas potabilizadoras. Estas diminutas tabletas logran eliminar el sabor desinfectante que puede dejar el yodo o el cloro, y que puedes complementar con el uso de un filtro. Es una de las más económicas, con un precio que parte desde los 6 Euros en adelante.

 

Unidades de filtro de agua

Para reforzar el tema de los filtros, es importante que conozcas sus alcances y la facilidad con la que le sacarás provecho en donde quiera que te encuentres. Tan solo con una botella y una tela tamizada, crearás una bomba de mano que permitirá separar el polvo, óxido y sedimentos del agua. Estas opciones sencillas son ideales para equipar una mochila de hidratación al momento de acampar.

Aunque pueden ser las mejores para utilizar en pozos de agua profunda y filtrar sedimentos, es posible que te genere cansancio al momento de bombear con la fuerza de tus brazos.

Si buscas algo más seguro, de mayor durabilidad y de alto impacto, busca aquellos dispositivos que combinan resina yodada, microfiltración y piezas de carbón, los cuales cumplen con la función de eliminar rápidamente todos los residuos y microorganismos que contenga el agua.

Por lo general son de fácil conexión y limpieza, así que no requerirás de un gasto adicional por concepto de instalación y mantenimiento.  Las unidades de filtro vienen con dos depósitos separados, uno para agua sucia y otro para agua limpia y purificada.

La capacidad es otro elemento que marca la diferencia en estos equipos.  Los más sencillos son útiles para 8 o 10 litros y puedes utilizarlos para abastecer a un campamento o grupo familiar.

Existen otros tipos desechables, los cuales puedes aprovechar mientras das un paseo al aire libre y que logran tener capacidad de hasta 4500 litros de agua. El proceso de filtrado se cumple mediante una acción de bombeo o por efecto de gravedad. Aquellos con base de carbón son efectivos porque evitan el crecimiento de bacterias por largo período de tiempo.

Hay otro método que quizás desconoces y es el de la pajilla. Es muy recomendado para quienes no tienen mucha experiencia en labores de purificación. Consiste en colocar este elemento dentro de una boquilla que además trae incorporado un pequeño filtro. Al ubicarla sobre la superficie del agua podrás absorber porciones limpias y frescas. Esta es posiblemente una solución rápida en caso de que emprendas solo la próxima aventura.

Son livianos y más fáciles de transportar. La única pega será tu agilidad para recoger la cantidad justa sin permitir el paso de sedimentos. Procura llenar tu bote con suficiente agua para que aproveches al máximo cualquiera de estos útiles recursos.

 

Pastillas purificadoras de agua

pastillas-purificadoras-de-agua

Las pastillas purificadoras del agua son la alternativa más moderna que ha revolucionado al mercado. Son perfectas para quienes almacenan agua y que hacen su tratamiento preventivo.

Las opciones más sencillas están fabricadas para limpiar unos 5 galones o 25 litros de agua. Debes leer el empaque y calcular el consumo semanal del vital líquido en casa o días de pernocta al aire libre, a fin de que puedas determinar el tipo de tableta que mejor te funcionará.

Las más potentes tienen la capacidad de potabilizar alrededor de 70 litros de agua. Las podrás llevar sin ningún problema a cualquier viaje de larga distancia o por tiempo prolongado en la comodidad de tu hogar.

 

Líquidos de purificación de agua

Estos productos son de gran conveniencia por su portabilidad al viajar.  Usualmente se usan como filtro de agua para el camping y está orientado a lo almacenado. Son ideales si deseas agregar a un tanque de agua para matar bacterias de forma rápida y segura, sin sabores u olores invasivos.

Para que tengas una idea de su alcance, unos 250 ml de producto tratarán hasta 625 litros de agua. Expertos aseguran que su acción es más rápida que las tabletas. Este es uno de los métodos más prácticos que podrás llevar en tu mochila, además de que no ocupará espacio.  Como existen una gran variedad de marcas y con una potencia distinta, es importante que revises la etiqueta y compares cada una de sus características.

Puedes combinar varios métodos de purificación si sientes que no ofrecen seguridad en forma individual. Lo importante es el resguardo de tu salud en todo momento.