Cómo Poner Tu Piel A Prueba Del Invierno Para Siempre Lucir Radiante

El impacto climático producido con la llegada del invierno incide directamente en el aspecto de nuestra piel, haciéndola más seca y propensa a sufrir agrietamiento, situación que muchos viven con dolor y vergüenza.

Sin embargo, hay alternativas para minimizar los daños, protegerte y hacerte lucir radiante. Sólo basta con llevar a la práctica algunos consejos para que realices los ajustes necesarios a favor de tu bienestar durante esta época fría.




Toma duchas o baños cortos y tibios

mujer-en-invierno

Disfrutar de un baño refrescante después de una dura jornada de trabajo es algo que a todos nos gusta, pero debemos estar atentos a las consecuencias que pueden surgir de esta actividad cotidiana. Si notas que tu piel tiende a estar más reseca o irritada con la llegada de la temporada fría, lo mejor que puedes hacer es optar por una ducha rápida, usando agua menos caliente de lo habitual.

Aunque no lo creas, esa sensación grasosa que se genera en la epidermis tras un tiempo es una respuesta natural de protección que le mantiene humectada. Los cambios bruscos entre la temperatura ambiental y la del agua producen en corto plazo irritaciones y piel escamosa, sobre todo en invierno, situaciones que generan malestar y que pueden llegar a complicarse en cualquier momento.

En caso que ya estés padeciendo de algún trastorno en las condiciones de tu piel, recomendamos reducir tu estadía bajo la ducha, empleando jabones y productos de cuidado diario indicados para pieles delicadas o secas. Esto minimizará los riesgos de empeorar aún más tus dolencias, con la garantía de que haz aseado adecuadamente tu cuerpo.

Puedes probar incorporando aceites hidratantes que no solo protegerán tu piel, sino que le devolverán un aspecto bello y renovado. Este tipo de nutrientes funcionan eficientemente sobre los tejidos superficiales, a la vez que ejercen un efecto penetrador hasta las capas internas.

Además de suministrar la humedad necesaria a la piel, contribuyen con la disminución del acné, el envejecimiento prematuro y como tratamiento de cicatrices o estrías. El aceite de oliva es uno de los más reconocidos por sus aportes en ácidos grasos, además de actuar como un excelente limpiador facial natural. Puede ser integrado fuera del baño como rutina de belleza diaria o aplicándolo antes de dormir sobre tu rostro y demás zonas vulnerables.

La jojoba es otra de las fuentes recomendadas para la humectación de la piel después de una ducha corta, ya que su aceite posee vitamina A, nutriente esencial liposoluble que devuelve la flexibilidad y suavidad tras varias aplicaciones directas. Este también incluye vitamina E, un excelente antioxidante que reduce los efectos del envejecimiento celular.

Otros aceites de uso popular por sus poderosos beneficios en pro de la salud de la piel incluyen al aceite de almendras, el aceite de sésamo y el de rosa mosqueta, que podrás encontrar en forma natural o como componentes activos de numerosos productos comerciales.

Bloquea la humedad

Al finalizar el baño es primordial retener tanta humedad sobre la piel como sea posible. Seca sólo el excedente de agua con una toalla, para posteriormente aplicar una loción humectante que permita realizar un bloqueo de esta hidratación en forma natural en la epidermis. Lo que buscamos es proteger el balance del potencial de hidrógeno Phque permanece como defensa frente organismos tóxicos.

Los efectos del invierno sobre la piel causarían estragos ante una exposición continua y directa. Es durante esta época del año en donde ocurre la denominada  quemadura por viento en la cara que es tan perjudicial como la generada por la incidencia solar. En algunos casos, ambas situaciones se combinan para dar como resultado una piel agrietada y con dolor.

Si te resguardas con aceites y cremas hidratantes con base de aloe vera en las zonas más expuestas a estos agentes ambientales podrás tener la protección necesaria para afrontar tú día a día.  La glicerina será tu aliado en esta lucha, por lo que deberías considerar llevar contigo un bote de este producto en todo momento, más si planeas realizar alguna actividad al aire libre en estas bajas temperaturas.

Muchos productos del mercado combinan varios componentes para incrementar el alcance de su aplicación, tal es el caso de aquellos que mezclan la manteca de cacao y karité, además del aloe, moringa y demás aceites reparadores.

No tendrás problema para seleccionar el producto a la medida de tus necesidades, pero puedes consultar con un profesional en el área dermatológica para que te oriente sobre las alternativas más convenientes tomando en consideración tu tipo de piel, edad y los posibles efectos que podrían a llegar a generar estos sobre tu salud.

Aunque la mayoría de las marcas fabricantes utilizan componentes de origen natural en sus presentaciones, es bueno que te cerciores que estas no incluyan alcohol, perfumes o conservantes que lleguen a empeorar cualquier condición médica previa, restando la humectación que tu piel requiere.

Y recuerda, trata en lo posible de no exponerte a las inclemencias del frío y el viento, aplica un protector facial a diario y mantén tu cuello protegido con alguna chaqueta o bufanda apropiada para afrontar esta estación del año.

Frota tu camino hacia la suavidad

cremas-para-el-rostro

Una de las rutinas más favorables en torno a la salud de la piel es su exfoliación una vez por semana. Esto lo podrás hacer de una forma efectiva y que seguro disfrutarás frotando tu espalda. Verás ¡que maravillosa y reconfortante sensación!

Adquiere el hábito de aplicar una esponja por todo tu cuerpo para remover las capas de piel muerta generadas por el clima frío para dar paso a las más nuevas. Estos exfoliantes para hombres y mujeres se aplican como ya conoces;solo debes frotar en círculos una esponja de baño delicadamente en cada espacio de tu cuerpo.

Esto devolverá su tersura y suavidad en poco tiempo. Además del efecto renovador que genera en las células de la epidermis, es una maravillosa técnica de renovación del flujo sanguíneo que podrás combinar intercalando agua fría y tibia durante todo el proceso.

Aplica productos de limpieza, gel de baño y aceites directamente sobre la esponja para lograr un efecto penetrante. Existen diversas alternativas para escoger el material de fabricación o procedencia de nuestro aliado de belleza.

Las esponjas marinas son de origen natural y cuentan con el aval de años de uso entre las personas. Son rugosas y con una superficie desigual, perfectas para frotar delicadamente las diferentes zonas del cuerpo. Una vez humedecidas se tornan suaves y manejables. Pueden durar por mucho más tiempo que algunas esponjas comerciales.

Las esponjas de malla están elaboradas en tejido sintético, y pueden utilizarse para la aplicación de alguna loción corporal hidratante de tipo cremosa en el cuello, espalda, brazos y piernas. Vienen en diferentes colores y pueden colgarse junto a la ducha para tenerlas a tu alcance con comodidad.

Lo mismo ocurre con las sintéticas, que entre sus cualidades más resaltantes se encuentra su poder de absorción superior. Otra alternativa para frotar tu piel son las luffas o loofah, esponjas cilíndricas que derivan de plantas y frutos similares al pepino.

Si bien son naturales, esto no significa que sean la mejor opción para ti, ya que se ha determinado que pueden albergar bacterias y moho si no se limpian adecuadamente luego de usarse.

Independientemente de cual sea tu selección, recuerda limpiar y secar con frecuencia tu esponja para que tengas un baño relajante y saludable por mucho más tiempo.

Cambia el cuidado de tu piel facial

Las actividades cotidianas y el rápido ritmo de vida que solemos llevar hacen que le dediquemos menos tiempo a las rutinas de limpieza facial, higiene profundo y el cuidado corporal. Este pueda que no sea tu caso pero ¿tienes lo suficiente para afrontar la temporada de invierno?

Aquellos que son más fieles en estos temas cuentan con al menos con un buen humectante para el rostro, que deben aplicar tanto en casa como al momento de salir. Las cremas y aceites son una forma de protección extrade gran importancia ante el frío intenso, sobre todo en personas de piel sensible.

Estas acciones no están limitadas a las mujeres, ellos también debe adoptar estas medidas sin ninguna excusa válida. Encontrarán en el mercado desde el jabón medicado hasta la crema contorno de ojos para hombres, además de una infinidad de presentaciones modernas, tomando siempre en cuenta las características particulares de cada tipo de piel.

Recomendamos sustituir los productos habituales por otros de mayor potencia e impacto, combinando varios ingredientes naturales que tendrán un efecto directo sobre cualquier dolencia que presentes. Recuerda aumentar la frecuencia de uso de estos aceites, después de un baño corto y antes de salir a la calle, además de realizar pequeñas aplicaciones de crema antes de dormir.

Minimiza el uso de jabones en tu cara, una vez al día bastará.Tus hábitos alimenticios y una adecuada hidratación también contribuirán a mantener tu piel tonificada. ¡Un poco de atención sobre tu bienestar personal hará que pases esta temporada luciendo esplendido!