Los 11 Mejores Consejos Para Mantenerte Hidratado Mientras Vas De Excursión

Conquistar la cima de la cordillera, caminar por colinas, a lo largo de las llanuras o a través del bosque, es una gran oportunidad para conectarte con la naturaleza mientras nutres tu cuerpo, mente y espíritu.

Ir de excursión y practicar senderismo no solo es un buen ejercicio, sino también la forma más fácil y económica de encontrar verdaderos momentos de felicidad. Según el filósofo romano, llamado Séneca, el hombre encuentra la felicidad cuando vive y disfruta el momento presente.

Salir de excursión despierta e involucra todos nuestros sentidos, poco a poco las preocupaciones comienzan a desaparecer y tu atención se enfoca en cada paso que das, un pie delante del otro, inhalar, exhalar y continuar… Tras unos minutos lo que te cautiva es el paisaje, la brisa fresca, el canto de las aves.

Hacer senderismo libera en tu cuerpo las hormonas de la felicidad, endorfinas y serotonina para ahuyentar los sentimientos de soledad y depresión.

No obstante, para disfrutar la experiencia plenamente es importante mantener tu cuerpo hidratado antes, durante y después de la excursión. Recuerda, el agua, junto con el oxígeno, es la sustancia más importante que nuestro cuerpo necesita.

Para ir de excursión no necesitas muchas cosas, basta que lleves contigo un buen par de zapatos, tus gafas de sol, un abrigo y una reserva de agua para mantenerte hidratado.

Tomar suficiente agua mantendrá las articulaciones lubricadas, hará que tu corazón trabaje sin prisas y que los riñones filtren eficientemente las toxinas y desechos. Hidratarte durante la caminata evitará que sientas mareos, confusión y falta de energía, ayudándote a disfrutar al máximo la excursión en la montaña.

Ahora compartimos contigo algunos consejos que pueden resultar de utilidad para siempre mantener tu cuerpo hidratado.




#1 ¡Calma la sed!

matenerte-hidratado

Mantenernos hidratados es crucial para la salud y el bienestar de nuestro organismo,  sin embargo, beber suficiente agua cada día no encabeza la lista de prioridades de muchas personas.

Estudios científicos han denominado al agua como un nutriente básico y esencial para alimentar y nutrir la piel, los órganos, los huesos y las células. Por esa razón, es de vital importancia beber cada día la cantidad de agua que nuestro cuerpo necesita.

Es cierto que existen otras bebidas novedosas, diseñadas para calmar la sed y restaurar la pérdida de minerales al ejercitarte, no obstante, ninguna de ellas reemplaza los poderosos beneficios que le brinda el agua a tu organismo.

Recuerda que al preferir el agua, estarás descartando altos niveles de azúcar y sodio que se encuentran presentes en los ingredientes de las bebidas carbonatadas y gaseosas.

Una forma efectiva de incrementar tus niveles de consumo, es llevar siempre contigo una reserva de agua, no importa a dónde vayas.

 

#2 En la mezcla está el sabor

Todos reconocemos la importancia de mantener nuestro cuerpo hidratado al beber mucha agua todos los días, sin embargo, muchas personas encuentran el sabor del agua un tanto insípido y aburrido.

Entonces, ¿habrá alguna forma rápida y fácil de hacer la bebida más interesante? Claro que sí! Como ya dice el título, en la mezcla está el sabor.

Para lograrlo solo necesitas agregar a tu jarra de agua algunas hojas de menta o unos trozos de fruta picada: La piña, la naranja, la fresa y el limón pueden resultar excelentes saborizantes para tu reserva de agua.

¡Si estás cansado de las frutas, es hora de probar las hierbas! Beber tés e infusiones puede ayudarte a incrementar tu consumo diario de agua y resultar tremendamente beneficioso para tu salud general.

Los jugos de fruta y el agua de coco son otras alternativas saludables y maravillosas.

 

#3 ¿Hambriento? Un poco de agua puede ser la solución

tomar-agua

Es común confundir las señales que envía nuestro organismo para avisarnos cuando tenemos hambre y cuando tenemos sed, ya que suelen ser más sutiles de lo que pensamos.

Para determinar cuál es cual, será útil prestar atención a la sensación de hambre. Recuerda que el hambre física es una sensación gradual que se incrementa a medida que pasa el tiempo. Si sientes hambre dos horas después de una copiosa comida, probablemente tu cuerpo te está avisando que necesitas tomar agua.

Haz la prueba, cuando creas que tienes hambre intenta beber un vaso de agua y esperar 20 minutos, muchas veces descubrirás que la sensación de hambre desaparece. Si la sensación persiste, toma una merienda saludable.

 

#4 Chequea el color de tu orina

A través de la orina el cuerpo humano libera los desechos líquidos que se generan al filtrar las toxinas que consumimos a diario.

Recordemos que muchos alimentos y medicamentos se encuentran llenos de toxinas, nuestros riñones hacen un trabajo estupendo al filtrar las materias nocivas que ingresan al organismo, convirtiéndolas en urea y ácido úrico, los principales componentes de la orina.

La gran mayoría de las personas no presta mayor atención a la orina, no obstante, puede resultar sorprendente la cantidad de información que podemos obtener de ella. El color, el olor y la frecuencia con la que visitamos el baño puede arrojar pistas acerca del funcionamiento de nuestro cuerpo.

Un cuerpo saludable debe presentar un tono amarillo pálido en la orina, el color es una señal que nos ayuda a descifrar si los niveles de hidratación en el cuerpo humano son óptimos.

Si por el contrario, observas un tono amarillo oscuro y concentrado en tu orina, será necesario incrementar tu consumo de agua de inmediato. Es una señal de advertencia y debemos tomarla muy en serio.

 

#5 Frutas a diario para llegar a centenario

comer-frutas

Es importante mantenerse hidratado, especialmente al salir de excursión y paseo durante los meses cálidos. Si te has quedado atrás con tu consumo de agua, puedes remediar la situación comiendo muchas frutas cada día.

Las frutas y algunos vegetales están compuestos por una gran cantidad de líquidos saludables, comer con frecuencia pepinos, fresas y sandías puede contribuir a aumentar la ingesta diaria de líquidos, para evitar los síntomas y el malestar asociado a la deshidratación.

Ahora que ya tienes toda esta información, no esperes más para incluir en tu dieta varias raciones de frutas y vegetales, recuerda elegir alimentos frescos y orgánicos.

 

#6 Alarmas para despertar la memoria

reloj cronómetro

Tomar suficiente agua al día debe convertirse en un habito que integres fácilmente a tus rutinas. Una excelente forma de comenzar, es mantener siempre una reserva de agua a la vista.

Pon un vaso de agua cerca de la cafetera, así al levantarte cada día lo primero que harás será tomar agua mientras se cuela el cafecito de la mañana.

Cuando tomar agua no es un habito todavía, puede resultar bastante fácil distraerte y olvidarlo, por esa razón, muchas personas encuentran útil configurar en sus teléfonos una serie de alarmas para que sirvan de recordatorio. Cada vez que suena una alarma, la persona toma un vaso de agua.

 

#7 Lleva el control diario de tu consumo de agua

Muchas personas no logran cumplir sus metas de hidratación diarias, una buena forma de alcanzar tus objetivos es llevar un control preciso de la cantidad de agua que consumes cada día.

Para llevar el control existen muchos métodos y fórmulas que puedes aplicar, desde anotar en un papel tu consumo diario hasta medir la cantidad de líquido que entra en tu taza o botella favorita, de esa forma calculas cuántas tazas necesitas tomar al día.

Los amantes de la tecnología pueden encontrar aplicaciones desarrolladas para teléfonos inteligentes, exclusivamente diseñadas para recordarles cuando tomar agua que además, son capaces de llevar un registro preciso de los niveles de consumo.

 

#8 ¡Hazlo divertido!

A veces, encontrar la motivación necesaria para cumplir nuestras metas es tema de creatividad. Convertir el deber en un juego, puede ayudarte a alcanzar los objetivos que te propones cada día, dándole además un toque fresco y lúdico a tu vida.

Crea una serie de desafíos, si sales victorioso y cumples con los retos aprovecha la ocasión para darte una pequeña recompensa!Si te gustan los dulces, tu bombón favorito puede convertirse en el premio perfecto para reconocer tus esfuerzos.

 

#9 Coolers, botellas, mochilas

Beber muchos líquidos es uno de los hábitos más beneficiosos que puedes integrar a tu rutina. Tomar suficiente agua al día ayuda al funcionamiento de todo nuestro cuerpo, por eso es importante contar siempre con una reserva de agua.

Mantener una botella de agua en el auto, puede convertirse en tu aliada perfecta para conquistar tus metas de hidratación diarias.

Si vas de paseo o de excursión, lo más conveniente será llevar contigo una mochila de hidratación que te permita tener las manos libres y llevar suficiente agua de forma cómoda y eficiente.

Los coolers térmicos son las herramientas ideales para cargar agua fresca durante los meses  más cálidos del año. Además, viene de maravilla para llevarlas al gimnasio o tus clases de yoga.

 

#10 Escucha a tus músculos

Todos sabemos que el cuerpo humano está compuesto por un gran porcentaje de agua, el líquido vital está presente en nuestra piel, órganos, células, tejidos y músculos.

Si nos enfocamos en nuestros músculos, será de utilidad saber que éstosestán compuestos en un 79% de agua.

El agua es el combustible principal para el buen funcionamiento muscular del cuerpo humano, por ese motivo, si llegas a sentir fatiga, extenuación y calambres musculares, probablemente puedas interpretarlo con una señal de que necesita incrementar el consumo de líquido.

Es importante hidratarnos antes, durante y después de hacer cualquier actividad física. Sin suficiente agua, los músculos no obtienen los electrolitos que necesita para mantener el equilibrio, lo que provoca un debilitamiento de la fuerza y ​​el control, e incluso puede llevarte a la deshidratación.

 

#11 La prueba del pellizco

Al igual que otros órganos de nuestro cuerpo, la piel también está formada por células que requieren agua para funcionar correctamente.

Cuando nuestra piel está deshidratada es menos elástica; esto significa que le toma más tiempo volver a su estado original cuando la estiramos.

Puedes hacer una prueba de elasticidad para comprobar el nivel de hidratación actual que presenta tu piel.

Hacerlo es muy fácil, pellizca con tus dedos una pequeña porción de la piel en tu brazo, si la piel regresa a su estado natural rápidamente significa que tiene un óptimo nivel de hidratación.

Si por el contrario, a tu piel le toma varios segundos volver a su estado natural debes incrementar tu consumo de agua de forma inmediata.

Aplicar cremas, aceites esenciales y lociones hidratantes puede ayudarte a restaurar la elasticidad de la piel.