¿Cómo Mantenerte Saludable Y Activo Al Realizar Trabajos De Escritorio?

Estar sentados mientras trabajamos es una invención relativamente moderna. A través de nuestra historia las actividades sedentarias han sido privilegio de pocos, especialmente de figuras públicas como gobernantes y monarcas.

Para el resto de los mortales, el trabajo era una actividad física que demandaba muchas veces sangre, sudor y lágrimas.

Sin embargo, las cosas cambiaron en las últimas décadas, desde hace unos 50 años incrementó en gran medida las horas que un trabajador promedio pasa sentado durante la jornada laboral. Una evolución que sin duda alguna nos ha tomado por sorpresa.

Estar felices y saludables puede ser una tarea desafiante, cuando debemos pasar más de 8 horas diarias encadenados a nuestro escritorio.

Afortunadamente, hay formas fáciles y divertidas de integrar a nuestros apretados horarios pequeños cambios, que practicados consistentemente, te ayudarán a mantenerte activo para que los niveles de felicidad, salud y el bienestar aumenten.




Toma descansos breves

trabajo-de-oficina

El hábito de no tomar descansos, en realidad afecta nuestra salud física y mental de muchas maneras. Por esa razón, especialistas médicos alientan a los trabajadores que pasan largas horas sentados en una oficina a tomar descansos cortos y frecuentes.

Cuando trabajamos nuestro cerebro hace todo lo posible por ayudarnos a alcanzar la meta que deseamos, no obstante, cuando el trabajo demanda nuestra atención sostenida por largos períodos de tiempo,podemos llegar a un punto de fatiga y aburrimiento mental.

Tomar un descanso breve puede ser la solución que estás buscando, al hacerlo renuevas tus energías y fortaleces la motivación.

Haz la prueba, detén tu trabajo por 10 minutos cada hora, sal al jardín y respira, escucha tu canción favorita,haz una fotografía, lee un poema, toma una merienda, hidrata tu cuerpo y cuando estés listo para volver al ruedo, notarás que tu trabajo será mucho más productivo.

 

Practica estiramientos

Ya no es necesario llevar tu bolsa de gimnasio  a todos lados, rogando al cielo que encuentres un momento libre para escapar de la rutina y regalarle a tu cuerpo unos minutos de actividad física.

Afortunadamente existen alternativas simples que te permiten integrar a la jornada laboral la dosis de ejercicios que necesitas para estar saludable y feliz.

Los ejercicios de estiramientos son estupendos para ayudarte a superar la tensión que se acumula en tus músculos al trabajar durante largas horas. Practicarlos te ayudará a estar alerta, concentrado y feliz en el transcurso de tu jornada laboral.

El próximo descanso que tomes, puede ser el momento ideal para dedicar unos minutos a la práctica de estiramientos simples que liberen y relajen los músculos tensos alrededor del cuello, la espalda y los hombros.

Recuerda que aliviar el estrés es uno de los motivos más frecuentes para la práctica de estiramientos en la oficina.Sin embargo, este no es el único beneficio que podrás obtener al tomar un descanso frecuente y dedicarlo a los estiramientos. Otros beneficios incluyen:

Mejorar la postura, aumentar la circulación sanguínea, reducir la tensión muscular, disminuir el riesgo de lesiones, sentirte pleno y feliz. ¡Así que adelante! Date un descanso, mantente activo y saludable.

 

Usa las escaleras

Si alguna vez tienes que decidir entre el elevador y las escaleras, es importante considerar qué será más beneficioso para tu salud, al hacernos conscientes tomaremos la mejor decisión.

Subir escalera es una actividad física tremendamente beneficiosa, además podrás integrarla fácilmente a tu rutina para convertirla en un hábito. Esto es de vital importancia porque, en realidad, solo son las rutinas de ejercicio que mantenemos con el tiempo las que hacen una diferencia significativa en nuestro bienestar a largo plazo.

Al elevar nuestra frecuencia cardíaca, subir escaleras protege tu cuerpo contra la presión arterial alta, el aumento de peso y las enfermedades cardíacas. Además, ejercita nuestros músculos, mejora los niveles de fuerza, la densidad muscular y la presencia de colesterol bueno en nuestro organismo.

 

Ponte en pie

Cada vez más investigaciones sugieren que mantenerse de pie durante algunos minutos, incluso cuando no estamos caminando, puede tener beneficios para la salud.

Especialmente si pasamos muchas horas sentados frente al computador, la razón es simple, cuando estamos de pie nuestros músculos trabajan para mantener dicha postura, se queman calorías, se reducen los triglicéridos y se baja el colesterol.

No obstante, es necesario encontrar el balance adecuado entre estar de pie y estar sentado, recordemos que pasar mucho tiempo en una sola posición termina afectando nuestro bienestar.

Detrás del manejo del tiempo se esconde la respuesta, por ese motivo los expertos recomiendan alternar periodos para trabajar sentados, períodos para estar de pie y periodos para estar en movimiento.

Una técnica que funciona es aplicar la fórmula de 20-8-2 con la ayuda de una alarma que te recuerde cuando debes cambiar de postura.

La fórmula plantea trabajar durante 20 minutos sentados, al cumplir el tiempo indicado se cambia la postura para estar 8 minutos trabajando de pie, y finalmente  el método plantea 2 minutos de movilidad absoluta,donde el trabajador camina, estira los músculos, libera tensiones y respira.

 

Invierte en un dispositivo de entrenamiento

Hoy en día la tecnología nos permite acceder a dispositivos inteligentes, capaces de rastrear y planificar la actividad física que más nos conviene.

Muchos de estos aparatos se convierten en entrenadores digitales indispensables para los usuarios, ya que los mantienen motivados y además, les recuerda cuando es hora de entrenar, moverse y activar el organismo.

Otros dispositivos son geniales porque incluyen una función capaz de rastrear los períodos de inactividad prolongada, una vez detectan esa condición, entran en modo alerta para notificarnos y promover el necesario entrenamiento físico.

 

Realiza ejercicios de escritorio

realizar-trabajos-de-escritorio

Si estás en la búsqueda de una rutina de ejercicios que puedas realizar en tu escritorio, no estás solo. Cada vez más profesionales asumen el reto de llevar un estilo de vida saludable mientras cumplen con sus responsabilidades laborales.

Es cierto que muchos encuentran un descanso al usar escritorios de pie o sillas de oficina ergonómicas, pero estas alternativas no están disponibles para todos los empleados.

Para combatir los efectos nocivos de sentarse durante períodos prolongados en el trabajo, puedes realizar algunos ejercicios desde la comodidad de tu escritorio para mejorar la postura, la circulación y aumentar las posibilidades de vivir una vida larga, feliz y saludable.

En Internet encontrarás rutinas especialmente diseñadas para entrenar desde el escritorio, movimientos de yoga, pilates y posturas de disciplinas físicas tradicionales que puedes incorporar fácilmente a tu rutina laboral.

 

Prepara y lleva contigo tus alimentos

Vivir un estilo de vida saludable es un compromiso. No puedes hacerlo durante un momento y luego relajarte para comer comida chatarra.

Una vez que hayas tomado la decisión consciente, debes asumir el compromiso. Para comenzar es importante estar muy atento a los alimentos que consumes, desde el momento de la selección hasta la preparación de los mismos.

Cuando cocinas en casa, defines la cantidad de sal, azúcar y almidón que hay en una receta, determinas las porciones y llevas el control de la calidad higiénica de tus alimentos.

Además, el mayor beneficio de la comida casera, es el valor nutritivo y balanceado que le brinda a tu organismo.

Al comprar y cocinar tus propios alimentos, aprendes a elegir productos frescos,orgánicos y libres de químicos para ofrecerle a tu templo fuentes de proteína y fibra saludables, brindándole los minerales, vitaminas y nutrientes que necesita.

Atrévete a llevar una lonchera al trabajo. Planea y prepara almuerzos saludables y sabrosos que te ayuden a superar la tentación de comer harinas, azúcares y otros alimentos poco nutritivos.

 

Socializa

Tus compañeros de trabajo pueden convertirse en una gran fuente de felicidad y apoyo emocional, charlar y conocerlos mejor te ayudará no solo a compartir conocimientos y a promover el trabajo en equipo, sino también a crear relaciones armoniosas y duraderas que a largo plazo que contribuyan a tu bienestar general.