¿Cómo Limpiar Una Parrillera De Interior Para Que Quede Impecable?

Seguramente te ha pasado que luego de disfrutar una estupenda barbacoas termines incomodo o preocupado por no saber cómo limpiar correctamente tu parrillera. Afortunadamente existen métodos que por su eficiencia han ganado el reconocimiento y el posicionamiento a través de la mejor herramienta de venta: el boca a boca.

Presta atención a las siguientes recomendaciones para que al apagar el fuego destaques como el mejor maestro parrillero, pues tendrás la oportunidad de asar, limpiar y ordenar como todo un profesional.




La importancia de la limpieza de la parrillera de interior

 

limpieza

Independientemente de la marca o tipo de parrilla que tengas en casa  todas necesitan de limpieza interior para conservarla, pues es un elemento clave para garantizar su vida útil.

En el caso de las parrilleras, afortunadamente la mayoría son fabricadas con materiales que nos ayudan a hacer de este proceso lo más sencillo posible. Revisa la tuya y te darás cuenta.

Limpieza de placas de parrilla extraíbles

Todas las parrillas que traen placas extraíbles son las más fáciles de limpiar después de cada jornada, pues es un proceso que podemos hacer con paciencia en la comodidad del lavaplatos.

Lo principal es dejarla enfriar para que no haya riesgo de quemaduras o de daño en alguna de las partes del equipo asador.

Los expertos recomiendan colocar una tina con agua caliente y detergente para sumergir la rejilla. Puedes dejarla en remojo por unos minutos y luego con ayuda de una esponja, no abrasiva, lograrás remover cualquier exceso de grasa o comida que haya quedado adherida.

Termina enjuagando con abundante agua, seca con un paño absorbente y vuélvela a colocar en su lugar.

Limpieza de placas de parrillera no extraíbles

En caso de que tengas una parrilla con placas que no puedes desprender para su lavado, deberás tener más disposición para limpiarla y dejarla como nueva hasta la próxima parrillada. Sin embargo existen muchas técnicas que seguro podrás aprovechar y los resultados siempre serán excelentes.

Toma en consideración los siguientes consejos que combinamos con la experiencia de los usuarios y las recomendaciones de los principales fabricantes:

El truco de papel de aluminio

Revisa los bordes de tu parrillera y si tienen un corte tipo agarradera, puedes extender una lámina de papel aluminio de punta a punta y sostenerla en las orillas. Esto lo deberás hacer antes de iniciar el asado de los alimentos.

Así podrás crear una pequeña bandeja desechable que reunirá los jugos, grasas y pequeñas partículas de alimentos que se desprendan durante el cocimiento.

Al terminar de asar, deja enfriar toda la parrillera y así podrás retirar con mucho cuidado tu bandeja de aluminio, la cual irá directamente al bote de basura. Luego, solo resta pasar una pequeña esponja para terminar de limpiar cada parte del equipo.

El truco de la toalla de papel húmedo

parrillera

Otra de las opciones que tienes para limpiar tu parrillera de placas no extraíbles, consiste en colocar varios trozos de papel absorbente humedecidos con agua sobre la superficie.

Lo importante de este procedimiento es que no debe hacerse de forma inmediata al terminar el cocimiento ni cuando se haya enfriado por completa la placa. Es importante que se conserve un poco el calor para que el papel logre desprender toda la grasa y residuos que se acumularon en el área. Puedes cerrar la tapa y dejar que el vapor concentrado haga el proceso.

Antes de guardar, deberás usar una pequeña esponja y jabón desengrasante para terminar de limpiar cada una de las partes de la parrillera, pues las hojas de papel solo te ayudarán a que el proceso de limpieza sea menos engorroso.

Un poco de agua da para mucho

Otro procedimiento práctico y que ha arrojado resultados alucinantes, es el colocar agua con ayuda de un rociador al momento de terminar de asar. Una vez que logres esparcir el agua podrás de forma inmediata pasar una esponja con detergente para despejar por completo el área.

Cerciórate de que el equipo esté apagado y no haya riesgo de quemadura. Como realizarás una  limpieza inmediata no está de más que utilices una manopla que te proteja de cualquier quemadura accidental.

La bandeja grasienta

Las bandejas muchas veces no son tomadas en cuenta al momento de aplicar el aseo del equipo y como son piezas importantes del asador, no las debes pasar por alto.

Límpiala después de cada uso y verás cómo se conservará  por mucho tiempo tu parrilla.

Una cosa más

La parte externa no puede quedar por fuera de las labores de limpieza. Al terminar con el interior, tómate unos minutos por su faz y pasa un paño limpio, humedecido con detergente y despeja el área de cualquier impureza. Este procedimiento es fundamental para que no haya riesgo de corrosión o mancha, que posteriormente sea difícil de desaparecer.