Aprende Estos Trucos Para Limpiar Tu Cafetera Con Solo Dos Ingredientes

Si buscas ayuda porque tu máquina para preparar café recién comprada está empezando a gotear y altera sin ninguna causa el sabor de la bebida, es bueno que sepas que ambas situaciones ocurren porque no has realizado un buen proceso de limpieza  y te has olvidado del mantenimiento que necesitan cada una de sus partes.

Para librarte de cualquier imperfecto por esta causa, presta atención a las siguientes recomendaciones:




Vaciar y enjuagar

trucos para lavar tu cafetera

Es imprescindible que luego de cada preparación de café vacíes todos los restos, ya sean granos, polvo o líquidos que tenga el fondo de tu cafetera. De esta manera podrás realizar su limpieza y mantenimiento de forma más sencilla.

Recuerda que la clave para extender la vida útil  de nuestros artículos del hogar, es aplicarle un buen proceso de lavado con las sustancias e implementos compatibles con el material con el que han sido fabricados.

Cuando empieces a colar tu losa puedes dejar de último  la cafetera para que le dediques unos minutos, restriegues y despejes cualquier partícula, con la intención de que en el próximo uso esté lista para una deliciosa preparación.

Tomando esta previsión no correrás el riesgo que tu bebida caliente adquiera alguna alteración de sabor por mezclarse con viejos residuos que quedaron atrapados en la tapa, filtro o fondo del envase. En el peor de los caso, puede descomponerse al mezclase con las bacterias que rápidamente aparecen en cada una de las piezas.

Para que no haya contratiempos o complicaciones, es necesario que desmontes sus partes en cada proceso de aseo, bien sea a mano o en el lavavajillas. Es por esta razón que las cafeteras desarmables son las mejores opciones al momento de comprar con infinidades de modelos disponibles en el mercado, marcas y colores de gran variedad, que nos permitirán escoger la que más se adapte a nuestros gustos y necesidades.

Debes saber que esto de asear correctamente una cafetera no es un capricho o algo que se tome ligeramente, pues es  un artículo en el que aparece con mucha rapidez las detestables manchas con moho, por la constante presencia de levadura. De allí parte nuestra preocupación y deseo que todos en casa realicen estos métodos preventivos.

Tales procedimientos son de interés no solo para baristas sino para las amas de casa, quienes dentro de su rutina deben conservar cada uno de sus utensilios y máquinas de uso diario.

Agua y vinagre

vinagre

Este método de limpieza es una tradición en algunas familias. Por sus buenos resultados, la receta ha pasado de generación en generación. Se trata de simplemente llenar en partes iguales  la vasija de tu cafetera con agua y vinagre para ponerla a funcionar. La mezcla de estos dos ingredientes hará que se despejen los residuos que aparecen en cada una de las áreas por donde circula el agua  para la preparación del café.

Es fundamental que utilices vinagre blanco y un filtro nuevo,  limpio, sin importar que al final del proceso vaya al bote de la basura. No escatimes en este aspecto porque se trata de proteger tu inversión.

Con esta técnica lo más resaltante es que puedes aplicarla en caso de que dispongas de una cafetera de goteo, tipo italiana, de cápsula, espress y las reutilizables.

Esta fórmula es la más indicada para desinfectar y regalarle un brillo extra a la cafetera. No podemos dejar por fuera su acción astringente y quita olores. Por reunir tantas propiedades,  es uno de los trucos más populares en la cocina de los amantes del café.

Preparación a medias

Con el siguiente procedimiento lograrás una limpieza profunda. Se trata de mezclar porciones iguales de agua y vinagre, compuesto que a diferencia de los detergentes no generará daños al someterse al calor. La idea es que enciendas el equipo  con esta mezcla y a mitad del ciclo la apagues.  De esta manera podrás iniciar la remoción de cualquier tipo de sedimento que haya quedado en el fondo, filtros o paredes.

Mientras todo esto ocurre, puedes ir aprovechando el tiempo para limpiar su asa y tapa, pues son espacios que tienden a acumular la grasa que se esparce en la cocina durante la preparación de alimentos. Realiza el trabajo con mucho cuidado para que no corras el riesgo de quemarte las manos o derramar el contenido.

Antes de iniciar esta labor, lee con detenimiento las advertencias que el fabricante ofrece en el empaque o manual de uso. No está de más el revisar si tu máquina puede encenderse para procesos de limpieza. Recuerda que algunos materiales son más delicados ante estos procedimientos de limpieza.

Al terminar la preparación

Cuando haya transcurrido al menos 30 minutos, enciende la cafetera y déjala funcionar hasta el final del ciclo, muy similar a cuando estás preparando café. Debes desechar el líquido y volver a llenar con agua fresca para remover el agua con vinagre y los restos que se desprendieron.

Para lograr mejores resultados, es recomendable  realizar el método por segunda vez consecutiva pero utilizando solo agua limpia. Hay quienes agregan vinagre y porciones de bicarbonato de sodio para aprovechar su efervescencia, en virtud de que ayuda limpiar, desinfectar y hasta blanquear aquellas áreas oscurecidas por el constante uso y exceso de llama.

Este sistema de limpieza puedes aplicarlo cuantas veces sea necesario. Sin embargo, pudieses realizarlo una vez al mes como método preventivo no abrasivo que ofrecerá cuidados por mucho más tiempo.

Hay quienes establecen como método diario el lavado con agua y jabón, el uso de vinagre para aseo mensual y quienes desean ir más allá, planifican un servicio especial, cada seis meses, que consiste en remover hasta la pieza más pequeña de la cafetera para sumergirla en agua y  desengrasante.

Limpiar el envase

limpiando-la-cafetera

Es importante que después de cualquier proceso de lavado que escojas, seques cuidadosamente cada una de las piezas tanto por dentro como por fuera. Esto será una garantía que la superficie no se manche por efecto de oxidación y termine luciendo descuidada. De forma opcional, puedes tener a la mano un cepillo pequeño de cerdas suave, un trapo húmedo y otro seco.

Adicional a los paños, es siempre una buena idea el reforzar el proceso con ayuda de una hoja de papel absorbente. Además de que no rayan, tienen la propiedad de eliminar cualquier resto de agua, café, grasa  o polvo que se haya adherido.

Recuerda que las bacterias nacen y se reproducen en espacios con mucha humedad. Un ejemplo de esto suele ocurrir en las cafeteras de camping y por ello, es necesario que al finalizar la actividad recreativa  realices siempre una buena limpieza al llegar a casa. Por lo general, las personas hacen un lavado rápido, no profundo y allí es donde empiezan los líos.

Así tengas la mejor máquina de café, es imprescindible que apliques todos estos consejos a tiempo y no esperes que algún desperfecto  causado por la falta de cuidado te alerte de que en cualquier momento  la máquina para preparar café se convertirá en una bomba de tiempo y  deje de funcionar.

Ten presente que es el aseo con vinagre y agua el método más económico de limpieza para estos equipos ya que siempre los tenemos en casa. Perfectamente pueden reemplazar a las pastillas para limpiar y descalcificar a las cafeteras, pues éstas capsulas tienen un costo que oscila entre los 7 y 30 Euros.

Otra acción para tener en cuenta y proteger tu máquina es el revisar constantemente el flujo de goteo, cambiar los filtros tal como lo solicita el fabricante, ajustar gomas y demás piezas que tienden a sufrir desgaste por el constante uso.

En aquellos modelos que incluyen válvulas de seguridad a presión,  deberán sustituir estas piezas anualmente, porque la acumulación de residuos que no logran removerse con una limpieza los hace peligrosos.