¿Cómo Cuidar Tus Cuchillos Para Mantenerlos Afilados Por Largo Tiempo?

Contar con un cuchillo afilado sin duda alguna marcará la diferencia en cada preparación culinaria. Pero, ¿quién no ha sufrido ante una navaja sin un buen filo, oxidada o deforme? Esto suele ocurrir justo cuando más lo necesitas, y puede evitarse con tan sólo tomar algunas medidas prácticas, sencillas pero de gran valor para la conservación de estos imprescindibles instrumentos. Para evitar líos, sigue las recomendaciones que a continuación describimos:




Asegúrate de cortar adecuadamente

cuchillo

“Tomo mi cuchillo por el mango, ubico el alimento a cortar, aplico presión y listo”. Es tan simple que cualquiera lo puede hacer. ¿O no es así? Contrario a lo que puedas creer, la técnica de corte que solemos utilizar a diario no garantiza que el resultado sea el más correcto, y lo que es peor aún, estaremos dañando silenciosamente a nuestras cuchillas.

Afilar una y otra vez no es casual, es consecuencia directa de la forma en la que empuñamos el cuchillo, el movimiento desacertado hacia arriba y abajo además de una mala base o tabla con poca estabilidad lo que nos obliga a reponer el filo de estos utensilios con regularidad.

Lo correcto es deslizar la hoja cortante sobre el alimento, con un movimiento de balanceo que le permita atravesarlo completamente hasta llegar a la superficie de la tabla. Esta acción causará a la larga un impacto sobre la cuchilla, pero jamás comparable a los ocasionados por malas posturas.

Aplica una presión proporcional al tipo de carne o vegetal que estés cortando, y nunca uses una piedra u otros objetos para dar golpes sobre el borde externo del cuchillo. Por lo general recurrimos a esta opción al encontrarnos sobre un hueso o cartílago duro, amellando y deformando la hojilla.

Existen cuchillos elaborados en material de resistencia superior, especiales para esta labor, como los de titanio, que producen mejores cortes por mucho más tiempo. Sin importar la característica de la herramienta seleccionada, se debe combinar con una buena tabla, elaborada preferentemente en madera o acrílico.

Lava tus cuchillos a mano

Estamos claros que el mundo actual demanda simplificar procesos cotidianos para aumentar la productividad y el dedicarnos a otras facetas, pero el cuidado de nuestros cuchillos puede llevarse a cabo sin mayores complicaciones y en poco tiempo. Los lavavajillas son un aliado para la limpieza de los trates en general, más no para los cuchillos. Estos suelen golpearse dentro de estas máquinas, llegando a deformarse, perdiendo la efectividad en sus cortes.

La forma más apropiada en la que puedes mantener limpios e intactos tus cuchillos es el lavado a mano, directamente bajo el grifo, aplicando detergente jabonoso. Trata de no emplear esponjas de acero o de cobre que puedan producir rayas en la superficie de las hojas.

Los materiales de los cuales estén fabricados estos utensilios de cocina también pueden determinar la manera en que debemos limpiar. El acero al carbono, por ejemplo, requiere un secado exhaustivo con un paño, de manera que podamos evitar su corrosión y la aparición de posibles manchas.

Guarda tu cuchillo por separado

La organización de nuestros cuchillos también es una manera de protegerlos ante golpes y caídas. Aglomerarlos todos juntos en un cajón es poco prudente, ya que el constante roce entre cada uno de ellos podría hacer mella en sus hojas. Puedes optar por una bandeja plástica con compartimientos individuales, en donde incluso categorices a tus cuchillos según su tamaño.

Otra alternativa con la que cuentas son los bloques con ranuras de inserción, muy populares en las cocinas modernas, que además de proteger dan un toque especial a este espacio. Si vas a adquirir uno de estos para ubicar cada unidad, procura que los almacenen de forma horizontal y no vertical, ya que esto último hace que el apoyo recaiga sobre los bordes cortantes, afectando su filo.

Encontrarás otras formas ingeniosas para colocar los cuchillos, desde ventosas con ganchos para paredes, bases magnéticas para sostenerlos e incluso vainas de plástico o cuero para almacenarles.

Afila anualmente

cuchillos

Si sigues los consejos anteriores, sólo quedará mantener el filo perfecto en cada cuchillo. ¿Cuándo es momento de hacerlo? Notarás que te cuesta cada vez más hacer una inserción sobre las superficies de algunos alimentos que por lo general no daban resistencia, con cortes disparejos y poco profundos. La hoja ya no se deslizará con facilidad, lo que hará más ardua la faena.

Esto no ha de preocuparte, suele suceder hasta con el mejor de los cuchillos del mercado. Para devolver su efectividad original, deberás aplicar técnicas de afilado anuales con diferentes recursos.

Las tradicionales piedras pómez han sido aliadas en cientos de hogares por la simpleza con la que pueden emplearse para mejorar los filos, pero también hay quienes prefieren las herramientas eléctricas, conocidas como sacapuntas, aunque pueden desgastar el metal si no se les manipula correctamente.