¿Cómo Armar Una Tienda De Campaña Durante Tu Viaje de Acampada?

Acampar es una excelente forma de romper con la rutina, respirar un poco de aire fresco y apreciar el mundo natural que nos rodea.

Hoy en día todos reconocemos a la tienda de campaña como un símbolo icónico de la aventura, el senderismo, las vacaciones, la vida saludable, feliz y armonizada con la naturaleza.

Pero la función recreacional de las carpas es relativamente nueva, las tiendas de campaña son tan antiguas como el hombre y fueron utilizadas durante miles de años como refugio y hogar para pueblos ancestrales y nómadas.

Fue en el siglo XX con la llegada de la industrialización que el hombre común ganó más autonomía y tiempo libre para apreciar y explorar la naturaleza del planeta, dando paso al nacimiento del “camping de aventura”

La calidad de los equipos de camping mejoraba con el tiempo mientras que el peso de la indumentaria disminuía, haciendo la actividad más accesible para todo tipo de personas.

Durante la década de los 60′ la acampada se convirtió en el estándar para las vacaciones familiares, invitando a millones de personas a disfrutar de la naturaleza en los meses de verano.

La carpa ha recorrido un largo camino, no hace mucho era vivienda, un refugio contra los elementos que cumplía la función de separar a los seres humanos de la naturaleza. La tienda moderna cumple la función opuesta: nos permite recuperar la conexión natural y alejarnos por unos días del ritmo acelerado y las distracciones de la vida cotidiana.

Para muchas personas, acampar ha sido parte de sus vidas desde la infancia. Para otros, sin embargo, es ahora cuando enfrentan por primera vez la experiencia de la acampada y todos los desafíos que la acompañan.

Si eres un campista principiante has llegado al lugar correcto, nuestra guía está diseñada para ti y para todos aquellos que se inician en el arte/ciencia del camping. Antes de entrar en materia, cargar la mochila y salir a la ruta te recomendamos familiarizarte con el equipo de acampada, recuerda que la práctica hace al maestro.

Será muy conveniente instalar la carpa en el patio trasero de tu casa antes de emprender el viaje, aprovecha la ocasión para verificar que las linternas y las estufas funcionen correctamente, asegúrate de llevar contigo un cuchillo pequeño o un kit de herramientas múltiples.

Ahora que estás listo llega el momento de aprender qué pasos debes seguir para armar tu tienda de campaña de forma fácil, práctica y efectiva.



Elije una ubicación adecuada

ubicación-para-acampar

El factor decisivo para armar tu tienda de campaña es elegir una ubicación segura, cómoda y conveniente.

Aunque puede parecer una decisión trivial, hay muchos factores y elementos a los que debes prestar atención si deseas que tu primera experiencia de camping sea tan satisfactoria como siempre imaginaste.

Por esa razón, es conveniente tener en cuenta algunos puntos clave antes de elegir el lugar definitivo.

  • Busca un terreno plano y nivelado, libre de rocas grandes, ramas y raíces.
  • Mantente alejado de las colinas y de las zonas propensas a derrumbes o deslizamientos.
  • Si es posible, trata de elegir un área natural cubierta por arena o grama, este tipo de terrenos son más suaves y cómodos a la hora de dormir.
  • Elige un lugar seco y libre de humedad para mantener alejados a los insectos.
  • Recuerda que el sitio perfecto debe tener una fuente de agua cercana.
  • Considera que tan expuesto estará tu campamento al sol, al viento y a una tormenta repentina.
  • Evita establecer tu carpa debajo de árboles solitarios, muy cerca del mar, ríos y lagos donde haya peligro de inundación, en lugares de vegetación frágil y en cordilleras expuestas.

Una vez que has elegido el lugar, será útil tomar un momento para despejar la superficie de pequeñas piedras y materia orgánica que pueda resultar incomoda.

Despliega la tienda, la lona y todas las partes

despliegue-de-tienda.

Ahora que ya has elegido el lugar perfecto para tu campamento, llega el momento de ponerte en acción.

El primer paso será desempacar la tienda y todas las partes de la estructura, resulta conveniente para muchas personas separar las partes por grupos con el fin de ubicarlas fácilmente durante la tarea.

Por ahora dejarás a un lado los postes, las estacas y el protector de lluvia para enfocar toda tu atención en la lona y en la tienda de campaña.

Extiende la lona sobre el terreno elegido para establecer tu campamento, recuerda que la lona actúa como un aislante térmico que mantiene la humedad del suelo a raya, protegiendo la tienda de campaña del desgaste y el deterioro que pueden causar los terrenos agrestes.

El próximo paso será extender la carpa desarmada sobre la lona y asegurarte de que ambas queden en un terreno plano y nivelado.

La mayoría de las carpas deben ser aseguradas clavadas al suelo antes de levantar la estructura, para lograrlo vas a encontrar entre las piezas del equipo un juego de estacas. El diseño de la tienda cuenta con agujeros especiales en los bordes que permiten fijar la tienda al suelo para darle estabilidad y firmeza.

Usa todas las estacas en los agujeros señalados y estarás listo para el próximo paso.

Ensambla los postes

Tu tienda de campaña viene acompañada por varios postes que conforman la estructura,

cada poste está dividido en diferentes segmento, todos interconectados por un cordel flexible que mantiene las piezas enlazadas para facilitar el ensamblaje.

El siguiente paso es armar todos los postes de tu carpa. Recuerda que la cantidad de postes a ensamblar dependerá del tipo de estructura y del diseño que tenga tu tienda de campaña.

Las tiendas tipo bóveda han las más populares durante años, vienen en diferentes tamaños que van desde una carpa para dos personas hasta una tienda familiar capaz de albergar a 9 individuos.

Cuentan con una estructura simple que se mantiene en pie por la tensión generada por 2 postes principales que se curvan diagonalmente de esquina a esquina. Es más fácil de armar que otros modelos pero su integridad estructural puede verse comprometida en casos de tormentas fuertes.

También existen las carpas geodésicas, diseños que cada vez ganan más afectos, poseen una estructura más compleja de ensamblar pero mucho más sólida para aguantar las condiciones climáticas adversas.

Estos diseños cuentan con una estructura de al menos 5 postes principales y diferentes puntos de cruce entre ellos.

Acopla la estructura a la tienda

colocacion-de-tienda

Para acoplar la estructura de postes a la tienda de campaña, necesitarás deslizar cada poste a través de los canales de tela ubicados en el exterior de la carpa, recuerda que los postes tienen cierta flexibilidad que te permite arquear la estructura ligeramente para lograr tu objetivo.

Recuerda asegurar el extremo de cada poste en los ojales dispuestos en la base de la carpa y fijar con los anzuelos y tela proporcionada los puntos de encuentro de la estructura.

Levanta tu tienda de campaña

tienda-de-campaña-elevada

¡Ahora que has acoplado la estructura llega la hora de levantar tu campamento!

Si el diseño de tu tienda posee una estructura autónoma, los postes se doblarán solos y la tienda se levantará de forma natural al ajustarlos, lo único que debes hacer es determinar en qué dirección prefieres ubicarla y fijar la estructura al suelo, usando las estacas.

Si por el contrario, cuentas con un diseño estándar tendrás que trabajar un poco las piernas para levantar tu campamento.

Empieza por elegir uno de los postes principales, dóblelo y estira la estructura de modo que puedas conectar el extremo de ese palo a su esquina correspondiente. Después de que hayas terminado, pasa al siguiente poste.

Ten en cuenta que a medida que avances, resultará más difícil mantener el control de la tienda porque toda la estructura estará estirada y tensa, por esa razón, será conveniente contar con la ayuda de algún campista para que te asista durante este paso, de esa forma lograrás tu objetivo rápida y fácilmente.

Una vez que hayas conectado el último poste a la esquina correspondiente, tu tienda de campaña estará levantada y lista para convertirse en tu refugio de aventuras y nuevas experiencias.

No olvides instalar la protección contra la lluvia

tiendas-de-campaña-en-el-bosque

El último paso consiste en resguardar tu tienda de campaña contra las lluvias y los temporales, recuerda que la mayoría de las carpas no poseen cualidades impermeables, por esa razón es necesario ajustar la cubierta aislantes sobre la carpa, diseñada para brindar protección en caso de lluvias.

Hacerlo es muy simple, despliega la cubierta sobre la tienda de campaña y asegúrate de alinearla con la entrada principal a la carpa, en el próximo paso deberás ajustar las anclas a los postes de la tienda para fijar la cubierta.

Algunos diseños cuentan con un poste estructural que separar la cubierta de la tienda de campaña. No olvides realizar este último paso, si tu carpa cuenta con dicho diseño.

Finalmente, tu carpa está lista para que instales dentro tu aislante, tu saco de dormir y el equipaje que te acompaña en la aventura.

Recuerda que existen diferentes diseños de tiendas de campaña, sin embargo, los pasos básicos que explicamos en nuestra guía deberían orientarte sin problemas en tu primera experiencia de camping.

Convierte una simple carpa en el hogar temporal perfecto que te permitirá disfrutar, conectar y admirar la naturaleza que te rodea.