Conoce Los Artículos Esenciales De Cocina Para Hacer Tu Vida Más Fácil

Siempre nos hace mucha ilusión el ensamblar una nueva cocina al vivir solos o en pareja, pero nos llenamos de dudas al momento de escoger qué es lo que realmente vamos a necesitar.

Con tantas opciones hermosas quisiéramos tenerlo todo, pero debes saber que hay elementos primordiales que no deberían faltar en la mayoría de los hogares. A continuación, reseñamos a los que se convertirán en tus principales aliados culinarios:




Cucharas, cucharones y más

cucharones

Son los ayudantes de cocina por excelencia. Constituyen los elementos básicos a los que todos vamos a recurrir durante la preparación y degustación de nuestras recetas. Disponibles en diferentes formas, tamaños y materiales, con prestaciones que van más allá de la simple labor de mezclar o recoger lo que se elabora.

Partiendo de las cucharas y cucharillas clásicas, podemos decir que estas han permanecido con nosotros por siglos, y a pesar del transcurrir de los años y las constantes innovaciones, han sufrido pocas alteraciones en su aspecto original. Son muchas las personas que prefieren el uso de cucharas de madera, tanto para cocinar como para comer.

Pueden venir en distintos tamaños acordes a la función que deben cumplir, pero también tenemos los elaborados en metal, acero inoxidable o aluminio, que además de ser vistosos nos garantizan durabilidad en el tiempo. Los diseños modernos los han integrado a la decoración de todo el conjunto en la cocina, por lo que no existen escusas para tenerlos en casa.

Al seleccionar cualquiera de ellas, tienes que saber que se debe pensar en la fricción de estas con respecto a las ollas, sartenes o vajillas. De acuerdo al tipo de material con el que estén hechos podrán rayar o no la superficie de estos componentes, sobre todo aquellos de características anti adherentes. El plástico y la madera son una buena alternativa para evitar posibles daños.

Cada cuchara es especial dentro de su particularidad, y encontrarás modelos estándar y variaciones interesantes, como la cuchara ranurada. Estas están equipadas con mangos largos que nos ayudan a mantener nuestras manos lejos del fuego, tienen una cabeza poco profunda, que puede ser alargada o achatada, con perforaciones para manipular alimentos calientes y retirarlos o incorporarlos en el agua o el aceite hirviendo.

También tenemos el cucharón,  una herramienta tanto para cocinar como para servir, que puede venir fabricada en diferentes materiales, pero que debe contar con una cavidad profunda para servir diferentes alimentos líquidos, humeantes caldos, sopas y salsas. Suelen ser los de mayor tamaño, por lo que tendrás que evaluar el espacio con el que cuentes para almacenarlo.

Por otra parte están las espátulas y palas,  ideales para voltear frituras en el sartén, retirarlas y servirlas con seguridad. Su mango es alargado y su cabeza plana puede ser de acero inoxidable o silicona. Este último material ha ganado mucha popularidad por su versatilidad y gran resistencia, capaz de soportar temperaturas de hasta 300 °C sin sufrir agrietamientos. Muchas tienen orificios para escurrir el aceite del pescado frito.

Una labor similar cumplen las tenazas, que permiten manipular diferentes alimentos manteniéndonos alejados del calor. Hay otros accesorios maravillosos, como los soportes para cuchara. ¿No te ha ocurrido que luego de mezclar, colocas la cuchara sobre la mesa ensuciando todo?

Pues con este recurso evitas derrames accidentales, ya que están diseñados para proteger el entorno de tus cocinas de salpicaduras y manchas, sirviendo de base para tus cucharillas, cucharas y cucharones sin que entren en contacto directo con las superficies.

 

Para rebanar

rebanador

Nada como tener un buen cuchillo a la mano cuando tienes que cortar alimentos. Pero eso sí, uno lo bastante afilado para no perder tiempo y lograr cortes tan diminutos o grandes como lo desees. La clave es encontrar aquellos que ofrezcan resistencia a lo largo de su vida útil, y que estén diseñados específicamente a una tarea en particular. Y es que no es lo mismo trozar un brócoli que un pollo.

La facilidad con la que ejecutes tu labor determina que tan eficiente es tu cuchillo. Piensa esto: si debes recurrir a la fuerza excesiva mientras cortas tus alimentos la has liado; terminarás con un gran agotamiento físico y la decepción de no haber logrado penetrar en ese duro ingrediente. La falla estará en la selección del cuchillo, ya que para tarea habrá uno en específico, de características particulares.

Básicamente necesitarás de los pequeños cuchillos tipo sierra, que cumplen la función diaria de cortar lo que consumimos. Los creados para cortar carnes son elaborados con hojas en acero inoxidable, templado en frío en muchos casos y capaz de resistir a la corrosión. Pueden tener mangos en madera o venir en conjunto, del mismo material de la hoja a los que se les añaden texturas diferentes para contribuir al agarre.

Los denominados “carniceros” tienen forma de una pequeña hacha, su hoja es recta desde la punta a la base y son más gruesos que los comunes para ayudar a realizar cortes profundos.  Una macheta de cocina en acero con contenido de carbono garantiza su protección contra manchas y corrosión.

Los magos de polipropileno suelen traer remaches, esto con el propósito de soportar las presiones a las que serán sometidos. Recuerda que estos deben usarse en combinación con una buena tabla para cortar, por lo que es bueno ir pensando en adquirir este complemento.

Otro de los elementos imprescindible lo es el cuchillo deshuesador, que tienen una hoja de corte más angosta con una figura curva hacia la punta, lo que nos permite determinar la cantidad de carne de res, cerdo o aves que retiraremos de los huesos. Su punto afilado superior es perfecto para retirar grasa y remover tendones. Al igual que el modelo carnicero, este cuenta con un mango remachado.

Hay modelos más delgados que han sido pensados para el pescado e incuso, existen cuchillos para almejas con hojas gruesas y resistentes que separan las conchas de las ostras para así aprovechar su carne interna. Un buen cuchillo para pan nunca está de más en el hogar, ya que nos evita la frustración de realizar cortes inapropiados.

Los hay especiales para frutas y verduras, perfectos para retirar las cascaras y piel de estos, que adicionalmente a su hoja afilada traen en la punta unas pequeños pinchos, para recoger lo que se ha cortado y depositarlo en un tazón, olla o directamente en el plato al servir.

Independientemente a tu escogencia, debes cerciorarte cada cierto tiempo de la vigencia y efectividad del filo. Si ya no funcionan como antes, intenta conseguir un buen afilador de cuchillos para tener todo tu juego de corte al día.

Son de igual importancia en todas tus preparaciones las prensas de ajo, ya que de seguro estarás necesitando este instrumento cada vez que una receta lo requiera. Igual ocurre con los rayadores, tanto para el queso como para la cascara de las frutas, estos no pueden faltar en tu cocina.

Finalmente, puedes añadir en tu carrito de compras unas buenas tijeras para alimentos, te sacarán de apuros en más de una ocasión.

 

Otro equipo

utensilios-de-cocina

No menos importante son los complementos a los elementos básicos que te mencionamos anteriormente. De hecho, algunas personas no se imaginan su vida sin estos objetos, y por ello ocupan un lugar importante en la cocina. Nada como una máquina de café de buena calidad para disfrutar de esta energizante bebida cada mañana.

Y si deseas disfrutar de todo su sabor, este debe contar con un molinillo de café para triturar los granos de café y así degustar de toda su frescura y buen aroma. Adicionalmente, un exprimidor de jugos te ayudará a saborear los zumos de la naranja o cualquier otra fruta dependiendo de sus cualidades.

Los más modernos componentes permiten combinar y procesar incluso ciertos vegetales, para que obtengas una fuente rica en minerales que te ayude a afrontar tu día. Una licuadora confiable puede realizar esta labor si su fabricante así lo recomienda, por lo que no debe quedar afuera de tus prioridades de compra.

Debes tener siempre a tu alcance formas de tomar medidas, como tazas rotuladas para la harina, aceite y otros ingredientes, así como las cucharas medidoras. Los abrelatas y sacacorchos también forman parte de esta lista de artículos imprescindibles, al igual que los molinillos de pimienta o un moderno spinner para tus ensaladas.

Una pasta al dente se logra si se ha cocido en el tiempo justo, y para ello podrás emplear un minutero, que también se vende en tiendas especializadas para la cocina. ¡No todo es sacrificio! Si eres un amante de la cerveza y te gusta compartir con tus amistades en este espacio del hogar, te recomendamos que des un vistazo a las fundas para cerveza.

Estas son unas mangas aislantes de neopreno que se ajustan en latas o botellas, manteniéndolas frías por más tiempo y evitando el contacto directo con tus manos. Vienen en varios colores y estampados llamativos. Y para saciar tu sed a diario, con un enfriador de agua será más que suficiente.