Los 3 Mejores Alicates de Cremallera Más Convenientes Para Realizar Todo Tipo de Reparaciones

Un buen alicate de cremallera es una herramienta necesaria en todo hogar para realizar reparaciones de todo tipo. Desde la cocina, los baños o el garaje, casi cualquier objeto de vuestros hogares se puede beneficiar del mejor alicate de cremallera.

Es por esto que hemos preparado este artículo con toda la información relevante sobre estos aparatos. De este modo, podréis saber para qué sirven, cómo usarlos y hasta cómo saber cuál es el mejor para vuestras necesidades y requerimientos.

Los podréis encontrar de gran tamaño, otros más pequeños y ligeros y otros de cabezal de nariz o incluso cabeza estrecha. El hecho es que estas versátiles herramientas llegaron para quedarse y no os podéis quedar sin una en vuestras casas.




¿Cuál es el mejor alicate de cremallera?

Para que podáis gozar de estas herramientas con total tranquilidad y saber que habréis adquirido un producto de buena calidad, con excelentes características, durabilidad y con un excelente nivel de seguridad para que podáis realizar virtualmente cualquier trabajo, hemos creado la siguiente lista comparativa con los mejores modelos del mercado, a buen precio y con la mejor calidad posible.

 

Stanley 0-84-649 – Alicate con cremallera FatMax 300mm

Los usuarios lo buscan por su calidad

Se trata de un modelo de 30 cm de largo y un peso de 630 gramos, así que no es el más ligero que podréis encontrar. Sin embargo, es ideal para trabajos pesados, como reparaciones de bombas de agua, por ejemplo.

De hecho, está diseñado para trabajar perfectamente con las bombas de agua Fatmax de 7.5 cm. A su vez, este modelo es bastante fácil de usar gracias a su mango ergonómico y de buena calidad y cuenta con sierra en V.

Por otra parte, está hecho con los mejores y más resistentes materiales y endurecidos por calor. Cuenta con botón de ajuste más fácil y dinámico, cromo de vanadio en los componentes del seguro y hasta 17 posiciones de bloqueo.

No es el más económico, pero si buscáis un modelo de marca, este alicate de cremallera de Stanley es, sin lugar a dudas, uno de los mejores.

 

Workpro Alicates de Cremallera con Ranura Curvada

Juego de dos alicates para mayor versatilidad

Esta asequible opción viene con dos alicates, uno de 20 cm de largo y otro de 25, lo cual es excelente, puesto que contaréis con dos modelos diferentes que os ayudarán a ser más versátiles y capaces de hacer cualquier proyecto o reparación.

A su vez, el mecanismo es de fácil uso, ya que podréis presionar el botón para que ajustéis fácilmente la mandíbula inferior. Además, gracias a su sierra en forma de V podréis sujetar objetos planos, irregulares o redondeados.

Cuenta con excelentes opiniones de sus usuarios, quienes consideran que son dos alicates fáciles de usar, durables, cómodos y con buenas características para muchas reparaciones.

 

Silverline PL23 – Alicates Expert mandíbula pequeña

Perfecto para quienes buscan el ahorro

Hemos llegado al modelo menos costoso de nuestra lista, que además cuenta con una longitud de 30 cm y que además tiene una mandíbula de 5 cm, lo cual es ideal para poder sujetar casi cualquier objeto relacionado con las reparaciones de plomería o electricidad que os pueden interesar.

Está fabricado con acero de cromo vanadio con mandíbulas endurecidas y en forma de V, para poder garantizaros una mejor sujeción a casi cualquier tipo de objeto. Por su lado, el mango tiene una goma antideslizante que facilita el uso.

Finalmente, es un modelo que cuenta con 7 ajustes diferentes, los cuales se pueden asegurar gracias a su buen mecanismo de bloqueo.­ Tiene una cabeza estrecha para espacios reducidos y pesa 555 gramos.




Tipos de alicates

mejor-alicate-de-cremallera

Alicate de Cremallera

Los alicates pueden venir en diferentes formas, tamaños y pueden servir para variados propósitos. Es por eso que podréis conseguir varios tipos. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, pero, sin lugar a dudas, los ajustables de cremallera están entre los mejores y más versátiles.

  • Fijos vs ajustables: los modelos ajustables, os permiten manejar una mayor cantidad de anchos que los modelos fijos, ya que podéis regular el ángulo de abertura del alicate. Claramente, los fijos no permiten cambiar los anchos. A su vez, algunos modelos ajustables tienen hasta 8 configuraciones, modo para agarrar tuberías, se ajustan automáticamente o tienen cremallera. Por su lado, los alicates fijos pueden tener resortes para abrir las mandíbulas, nariz de botella o alicates de electricista que se pueden utilizar para terminales.
  • Para cortar: están diseñados para remover clavos o cortar pernos y hasta cables, aparte de agarrar o mover objetos. También se les puede conocer como alicates pelacables o como pinzas diagonales. Tienen cuchillas afiladas, las cuales pueden estar ubicadas al final o a los lados de la herramienta.
  • Aislados: son ideales para electricistas, ya que cuentan con un material aislante en el mango, el cual ofrece protección contra descargas eléctricas. Buscad que el modelo sea capaz de soportar una descarga de 1000 voltios.
    Sin embargo, no os podéis confiar de estas herramientas al 100%, por lo que se deben inspeccionar antes de hacer cualquier trabajo que involucre electricidad. También las debéis mantener limpias y secas.
  • De seguro: están diseñadas para usarse como llaves inglesas y se pueden usar para sujetar y doblar objetos sin que se suelten. Este tipo de alicate puede venir con un seguro que los mantiene en posición y pueden ofrecer un mejor torque y palanca con mandíbulas de sierra para daros una mejor sujeción a los objetos. A su vez, se pueden utilizar como cortadores de cables, llaves de tuberías, tenazas o para sujetar objetos pequeños y ligeros.
  • Otros tipos de alicates: hay docenas de alicates diferentes, como aquellos para bombas de agua, que tienen mangos paralelos incluso cuando se extienden las mandíbulas. También existen los de cremallera, que se pueden usar para trabajar con cañerías, por ejemplo, o los especializados para trabajos con electricidad, así como otros que se utilizan para remover las uniones en verjas y cercas. Existe una gran variedad, así que tened por seguro que podréis encontrar el alicate perfecto para vuestro trabajo o proyecto.

 

¿Qué son los alicates de cremallera?

También se los puede conocer como alicates de bomba de agua, ajustables, de agarre múltiple o Channellocks, por su fabricante original, son un tipo bastante conveniente y versátil de alicate.

Cuentan con mandíbulas serradas de entre 45 y 60 grados con los mangos, mientras que la parte inferior es regulable, ya que se puede mover y ajustar en una serie de posiciones gracias a un selector que hay sobre la mandíbula superior.

Una de sus grandes ventajas es que las pinzas se pueden ajustar a un número de tamaños sin que la distancia en los mangos se vuelva mayor. A su vez, este tipo de alicate suele venir con mangos bastante largos -de 24 cm a 30 cm- para mejorar la sujeción y el efecto de palanca.

Se utilizan mayormente para sujetar y girar tuercas y pernos, tomar objetos con formas irregulares y hasta atenazar materiales.

 

¿Por qué comprar alicates de cremallera?

Son unos de las utensilios más versátiles, convenientes y multiusos que podréis tener en vuestra caja de herramientas, ya que tienen una excelente capacidad de mandíbula en sus tenazas, razón por la cual se vuelven geniales para usos bastante variados como reajustar las tuberías debajo del fregadero, arreglar las puertas del garaje o incluso instalar un nuevo juego de plomería en vuestro baño.

La gran ventaja de este aparato, que lo separa del resto, es que los mangos se mantienen paralelos entre sí sin importar el ajuste o la configuración que uséis. Por esto es que son ideales para sujetar tuercas, pernos y muchos materiales de plomería. Inclusive, se pueden utilizar para estabilizar componentes redondeados como tuberías.

 

Lo que debéis buscar

Estos aparatos se definen por tres importantes criterios, que tienen que ver con las características principales que los separan del resto de los productos de la competencia. Estos son el agarre, la longitud y estilo de la mandíbula o sierra. Los modelos más convenientes y versátiles son aquellos con un botón para el ajuste de agarre y sierras en forma de V, así como un lago de unas 10 pulgadas, que equivalen a 25 cm.

  • Agarraderas: las agarraderas o mangos son importantísimas y deben ser de un material ergonómico que mantenga la sujeción con facilidad y comodidad. Buscad uno con dichas características. Sin embargo, todavía podréis encontrar algunos modelos con mangos clásicos, los cuales no son más que el mango de metal cubierto por una fina capa de plástico. El tema está en que vais a necesitar utilizar bastante fuerza y presión con vuestras manos para poder usar estar herramientas, así que un mango de este estilo os dejará marcas rojas y dolorosas. Está de más decir que no son para nada convenientes o cómodos.
  • Largo: un tamaño de 25 cm es lo ideal, ya que menos de allí será bastante inefectivo y un poco incómodo, mientras que, si es mayor de 25 cm, puede que sea demasiado grande y hasta un poco difícil de maniobrar. Estos modelos ideales de 25 cm tienen mangos de unos 12 cm para que los podáis usar con o sin guantes sin ningún problema. Tienen una capacidad de mandíbula de 5 cm, por lo que van a poder manejar cualquier conexión o componente de vuestros fregaderos o inodoros sin inconvenientes.
  • Estilo de mandíbula: la forma de la mandíbula también es de vital importancia y depende del tipo de trabajo que tengáis que realizar. En este sentido podréis encontrar hasta 3 tipos diferentes. Primero está la mandíbula en forma de V, que tiene una hendidura en cada sierra en dicha forma, lo cual le permite sujetar eficientemente casi cualquier objeto circular, hexagonal o incluso plano. Existe otro tipo que tiene las sierras en forma totalmente paralela, lo cual es bueno para objetos planos o hexagonales, pero no para los redondeados. Finalmente, los de mandíbula plana se utilizan para objetos delicados que se puedan dañar con los dientes de una sierra, como el PVC o el cromo.




Consideraciones más importantes antes de comprar un alicate de cremallera

Además de las características que os mencionamos anteriormente, también es relevante que tengáis en cuenta las siguientes consideraciones para que os aseguréis de tener el modelo adecuado para vuestro proyecto:

  • Considerad el tamaño que necesitáis: dependiendo del tipo de trabajo que tengáis que realizar, harán falta ciertos tamaños de alicates. Por ejemplo, para joyería se necesitan modelos finos y más delicados, de menor tamaño. Mientras que para mecánica, plomería, trabajos pesados o simplemente disciplinas que requieran de mayor fuerza, se necesitan modelos de mayor tamaño.
  • Alicates individuales o en juego: si compráis un alicate individual, tendréis apenas un solo tipo de herramienta para cualquier proyecto que tengáis que realizar. Si ese es tu objetivo, entonces comprar un buen alicate individual será lo ideal.
  • Sin embargo, si necesitáis realizar más trabajos diferentes, podréis pensar en un set de alicates que traiga varios tipos, así podréis ampliar vuestras posibilidades y capacidades. Podréis comprar un juego con varios tipos de nariz, con resortes o incluso de varias formas diferentes.
  • Para cada propósito: hay una buena variedad de alicates para cada propósito, con los que se puede cortar o pelar cables, con mejores abrazaderas que otros, para trabajar con metal, modelos electrónicos para usos más delicados y finos, así como estos de cremallera que tienen seguros y ajustes muy variados para cada tipo de objeto con el que tengáis que trabajar.
  • Aislados o sin aislamiento: los modelos aislados tienen una cubierta de plástico que os protege de descargas y choques eléctricos, por lo que son ideales -y necesarios- para trabajar con electricidad. Siempre es muy útil tener una de estas herramientas en casa. Por otro lado, podréis encontrar modelos no aislados, los cuales simplemente no cuentan con esta cubierta protectora.
  • Decidid el tipo de trabajo que haréis: un solo par de alicates os puede funcionar para muchísimos trabajos, ya que sirven tanto para sujetar y ajustar pernos, tuercas y otras herramientas, como para realizar trabajos caseros de plomería, electricidad, construcción, industriales y mucho más. En casa los podréis usar para reparar el lavabo, el fregadero, los inodoros, remover clavos o reparar muchas otras cosas.
  • Comprad la mejor marca: siempre podréis encontrar muchas marcas sin importar el producto que busquéis. Los mejores fabricantes siempre tendrán los ejemplares más duraderos, convenientes y con los componentes de mayor calidad del mercado.

 

Ejemplos de reparaciones que requieren de este tipo de alicate

Gracias a sus características y la facilidad para ajustarlos, son herramientas prácticamente universales que se pueden utilizar en una gran cantidad de trabajos y proyectos diferentes en diversas áreas. De hecho, las podréis utilizar como llaves inglesas, alicates o tenazas, por lo que sirven no solo para reparaciones, sino también para emergencias.

En este sentido, cabe destacar que hasta los bomberos y policías utilizan estas convenientes herramientas para entrar a edificios, vehículos y zonas en llamas. También se utilizan en reparaciones caseras que pueden ir desde el lavabo hasta el garaje o los muebles del patio.

Sin embargo, tened a consideración que estos alicates no deben ser usados para cortar cables o alambres, puesto que el cabezal se puede dañar.

 

Aprende a usarlos en 5 sencillos pasos

  • Primero: tomad el aparato con ambas manos y sostened las mandíbulas hacia el objeto que tenéis que sujetar. Luego abrid las mandíbulas por completo.
  • Girad los mangos para soltar los canales y deslizadlos hacia arriba o abajo hasta que las mandíbulas se ajusten al objeto. Ahora tenéis que empujar los mangos el uno hacia el otro hasta que sentáis y escuchéis cómo los canales se cierran.
  • Deslizad las mandíbulas sobre el objeto, toma ambos mangos y apretad.
  • Soltad los canales de nuevo girando los mangos de forma suave y delicada si todavía no tenéis la presión adecuada sobre el objeto a sostener. Luego podréis deslizarlos hacia arriba o hacia abajo de canal en canal.
  • Asegurad los canales uno contra otro, tomad cada mango con una mano y apretad con fuerza. Si todavía no tenéis la presión necesaria, moved los canales uno por uno.




Reply